Pido la Paz y la Palabra


En 1955, Blas de Otero publicaba un poema titulado Pido la paz y la palabra con el que expresaba la angustia existencial fruto de un conflicto armado donde su seguridad personal, o quizá un estado de paz interior, le permitía clamar por una justicia social cuya ausencia era la base de todos los problemas que le atormentaban. Del existencialismo a la denuncia, Juan Soto parece haber seguido esta misma línea de pensamiento (o reflexión interior) y actuación con su trabajo Parábola del retorno.

Tras haber salido forzosamente de su Colombia natal hace 30 años, Wilson se embarca en una “vuelta al hogar” motivada, quizá, por los anuncios de acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC. Cámara en mano, Wilson comienza la salida del exilio filmando todo aquello que se va cruzando en el camino, una cámara subjetiva con la que va posicionando al espectador en esa situación de emigrante que le ha condicionado durante su estancia en Londres. Las imágenes van acompañadas de unos rótulos que narran en primera persona la historia de Wilson a modo de recorrido por los recuerdos, de paseo nostálgico que nada tiene que ver con lo que aparece en pantalla. Esta disociación entre la imagen y la palabra es la clave de todo exiliado: la incapacidad para abandonar el lugar de origen y adaptarse por completo al lugar de refugio.

Si bien la cinta está acompañada en todo momento por la palabra escrita, hay dos momentos en que se escucha recitar un poema: a T.S. Eliot leyendo Burnt Norton, y a Porfirio Barba Jacob con su Parábola del retorno, que da nombre al trabajo de Soto. A través de las palabras de ambos escritores, Soto se sirve de ellos para explicar la irreductibilidad del tiempo y su circularidad, y así determinar que el pasado está ya formando parte del futuro, en la medida en que este último procede del primero. Y tras el miedo que proviene del cuestionamiento temporal y su influencia en el presente, con el poema de Porfirio B. Jacob se abordan los miedos que subyacen al olvido, al regreso, a la posible ausencia de todo aquello que guarda la memoria como intactos trocitos que componen su historia.

Con Parábola del retorno, Juan Soto también pide la paz y la palabra. Se introduce en la memoria de un exiliado, en el transitar diario (la convivencia con los otros) y en el regreso, con todos los miedos y anhelos que conlleva, para abordar una situación social fruto de un conflicto político que arrastran todos los colombianos, dentro y fuera del país. Juan soto pide la paz, la que necesita toda tierra y toda persona, y pide la palabra, la que libera pensamientos y la que necesitan las imágenes tan comunes para cualquier refugiado: la extraña cotidianeidad reconocida del extranjero.


pdr_still3-1024x576


parabola

PARÁBOLA DEL RETORNO

Dirección: Juan Soto

Género: experimental. Colombia, 2016

Duración: 41 minutos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.