Prosigue Sherezade


En el volumen número uno de las nuevas Las mil y una noches emprendieron el director Miguel Gomes y la narradora Sherezade un complejo relato de relatos a cuenta de un Portugal a la deriva, país sometido con virulencia a los bandazos de la guerra económico-social que sufre Europa. Lo que comenzaba bajo las trazas de cine militante adoptaba a los pocos minutos la forma y el sentimiento del cine de intervención, al dejar entrar la subjetividad y el vuelo poético. Lo documental se entremezclaba con lo narrativo, una sustancia que, en todo caso, se extraía de noticias reales que un grupo de periodistas sugería a un Cómite Central que después las seleccionaba y elaboraba a fin de construir ficción. Gomes activaba entonces la condición de cineasta cinéfilo y se lanzaba a andar presa del impulso por rodar y rodar durante un año… y después ver qué se hacía. Reconocía, apareciendo el mismo en pantalla, que se encontraba ante un callejón sin salida. Por qué y cómo rodar si le oprimía una contraposición: reflejar el presente, o bien subirse a lomos de la fábula.

Las dudas de Gomes podía hacerlas suyas el público. Planeaba cierto sentimiento de indefinición que provocaba cuestionarse no tanto la honestidad del realizador como el alcance en los resultados y la pertinencia efectiva de la forma. Si Las mil y una noches se alzaría sobre la metarreferencia y el atrevimiento conduciría hacia la genuinidad y los entusiasmos que esta conlleva. Pues bien, proseguir el camino a través del segundo volumen, intitulado El Desconsolado, despeja las incertidumbres. Sí, el monumental trabajo de Gomes demuestra genuinidad autoral a raudales. Y provoca entusiasmos.

Es una película notoriamente más compacta que la precedente y no introduce fragmento documental alguno, tal y como sucedía dentro del episodio El baño de los magníficos. En El Desconsolado cada pieza asume un género bien diferente, bien definido a su manera. Crónica de la huida de Simão “El sin tripa” evoca las narraciones de los fuera de la ley casi a lo western, sobre el telón de fondo del paisaje portugués, añadiendo unas pinceladas de realismo mágico. En otro extremo se coloca Las lágrimas de la jueza, toda una obra satírica con hálito grecolatino –imposible dejar de señalar la impronta pasoliniana – que recoge el juicio que tiene lugar en un anfiteatro a la luz de tres lunas. El proceso encadena culpables y responsabilidades, radiografiando la manera en que ciertas dinámicas delictivas se extienden a través de la sociedad hasta estandarizarse.

Y por último Los dueños de Dixie, otra caja de historias dentro de historias: una comunidad de vecinos y un perro abandonado como hilo conductor; un microcosmos humano de suburbio, cotidianidad de asunciones, luchas por salir adelante y derrotas. Un episodio de gran intensidad emocional, tal vez el de mayor hasta ahora. Pero, ¿qué nos deparará la tanda final que nos tiene preparada Sherezade?


01_Vol2 (1280x536)


null

 

LAS MIL Y UNA NOCHES. VOL.2: EL DESCONSOLADO

Dirección: Miguel Gomes.

Intérpretes: Crista Alfaiate, Chico Chapas, Luísa Cruz, Pedro Caldas.

Género: drama.

Portugal, 2015

Duración: 131 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.