El ateo y el cura


Dentro de la tristísima implosión general que sufrió el cine italiano a partir de los años ochenta, seguramente un territorio ha sido fuente, por encima de los demás, de los mayores dolores en el corazón del espectador y de añoranzas por lo perdido, y ese no es otro que el de la comedia. Difícil juzgar sin tener acceso a un panorama global de los estrenos, pero las señales indican que algo ha ido cambiando últimamente. Al menos se aprecia una cierta sensibilidad hacia la evocación de los tiempos gloriosos, cuando la commedia all’italiana se alzó hasta los techos de la excelencia. Los nuevos nombran a Scola, Monicelli, Risi o Age & Scarpelli, mientras asoman las buenas intenciones. Lo vimos hace poco con el actor Edoardo Leo y Noi e la Giulia, su tercer largometraje como realizador. Y más allá de los eslóganes publicitarios que acompaña al cartel, optimistas en exceso respecto al “gran momento” que vive el género al itálico modo, se comprueba que sucede lo mismo con Si Dios quiere, una sátira con tema perfectamente contemporáneo, pues trata asuntos que los ciudadanos podrían comentar por la calle, y no pocos ademanes de épocas cinematográficas mejores.

Tarde o temprano debía llegar las salas el franciscanismo vaticano de hoy día, una corriente que impulsa un papa que propone a los católicos posturas menos chirriantes y más cercanas a la realidad el siglo XXI. Tanta apertura y progresía, denominémoslo de alguna manera, no ha llamado solo la atención a los practicantes, sino también entre las filas de los poco amigos de la Iglesia y algunos no creyentes. Sobre dicho fenómeno se levanta la comedia y el debate: un reputado y despótico cardiólogo (Marco Giallini) ve directamente un ataque a su figura de perfecto racionalista y ateo cuando el hijo adolescente comunica a la familia el repentino deseo de ordenarse sacerdote. El responsable es un cura enrollado de barrio (Alessandro Gassman) que sabe conectar con la juventud, a la cual se acerca con naturalidad y maneras de monologuista zumbón. El padre sospecha que el religioso no es trigo limpio y se propone intervenir recolocando todo en su sitio. Los conflictos están servidos.

Comedia de corte moral, la ópera prima tras la cámara del guionista Edoardo Falcone pretende mostrar hasta el final una equidistancia entre dos planteamientos, aunque lo cierto es que la balanza en la confrontación de ideas se inclina sibilinamente hacia un lado, como certifican unos momentos finales que bien podrían pertenecer a cualquier filmado catequista. Aparte de dicha trampa, quitando el soplo propagandístico y el poco rigor al representar el desencanto y el aburguesamiento de quienes vivieron gli anni della contestazione –el personaje de la madre (Laura Morante) supone el punto más débil del conjunto -, el film está bien escrito, no rehúye el drama y reúne momentos que reclaman el espíritu propio de otros tiempos: gracias a episodios como el montaje de una falsa familia arrabalera y a la labor de un fantástico Giallini, intérprete que se ha convertido en habitual dentro de los repartos en las tentativas por el reverdecimiento.


SeDioVuole359 (1024x680)


null

 

SI DIOS QUIERE

Dirección: Edoardo Falcone

Intérpretes: Marco Giallini, Alessandro Gassman, Laura Morante.

Género: comedia. Italia, 2015

Duración: 87 minutos

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s