Amor, odio y pasos de baile


Todo el pulso dramático de Un tango más se construye en torno a la posibilidad de un reencuentro que se anuncia durante la primera secuencia de este vibrante documental, cuando vemos a los protagonistas, los octogenarios María Nieves Rego y Juan Carlos Copes, sobre un escenario, acercándose uno a otro y cogiéndose como si fueran a empezar un baile, aquel tango más del título, quién sabe si el último. Lo que viene a continuación es un inmenso flashback que recoge la vida y milagros artísticos de la pareja que impulsó con éxito el tango danza, una operación ideada por Copes que consistió, básicamente, en sacar el baile de las milongas y otros ambientes marginales para llevarlo a las tablas articulándolo como coreografía dentro de un espectáculo. El recuerdo de más de medio siglo repleto de esfuerzos, sacrificios y triunfos internacionales, pero sobre todo de pasión y mucho rencor, se forma con los testimonios directos y siempre por separado de ambos, al mismo tiempo que se filman números de baile que hacen referencia a momentos del pasado, protagonizados cronológicamente por dos parejas de tangueros, rondando la veintena la primera, entrada en los cuarenta la segunda.

El trabajo del realizador German Kral compensa la poquísima maña con el lenguaje del cine musical, y un gusto estético muy próximo al publirreportaje turístico, con el juego de metaficción que plantea al rodar la trastienda de las coreografías, los ensayos y las conversaciones entre los bailarines que interpretan a Riego y Copes. De esta manera se añade interés y sustancia al relato sobre las turbulencias de una relación que, mientras se encaminaba hacia la excelencia en términos artísticos, sufría una erosión irremediable en los emocionales. Eso sí, los momentos más reveladores los proporcionan los mismos protagonistas, como cuando María Nieves explota de rabia ante la cámara, harta de hablar de quien fuera su compañero. Ella lo explica mejor que nadie en una grabación de los años noventa que se rescata para la película y recoge unas palabras dichas ante el micrófono tras una actuación en Japón y antes de la ruptura definitiva: “El tango tiene algo muy especial, que es la comunicación en la pareja. Por eso es que al bailarlo sentimos un sinfín de emociones. Como podría ser el amor, pero también el odio”. ¿Volverán a bailar María Nieves Rego y Juan Carlos Copes? La respuesta está en la conclusión de Un tango más.



 

UN TANGO MÁS

Dirección: Germán Kral.

Intérpretes: María Nieves Rego, Juan Carlos Copes, Juan Malizia, Ayelén Álvarez Miño.

Género: documental. Argentina, 2015.

Duración: 85 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s