Los confines del cine convencional


En los últimos años los límites del humor han sido una polémica recurrente. Sin embargo, cada vez surgen más voces a la contra, incomodando nuestro condicionado sentido de lo políticamente correcto con un humor nada confortable y, por lo tanto, no para todos los públicos. Mientras algunos legitiman su valor intelectual como recurso analítico, otros no le encuentran la menor gracia debatiéndose entre la ofensa y la tomadura de pelo.

En el caso de Esa sensación la comedia surge al enfrentar al individuo a tres grandes conceptos: el amor, la fe y la voluntad. Por medio de una narración multitrama los tres directores dibujan una materialidad fragmentada y dominada por lo esperpéntico. Según cuentan los autores, cada uno ha rodado una de las tramas y la película es el resultado del ensamblaje de estas diferentes piezas sin correlación entre sí que, juntas, conforman un nuevo sentido, o más bien, una nueva sensación. En la primera historia nos encontramos con un puñado de personajes cuya voluntad se ve vulnerada al contagiarse por un virus que les hace decir cosas sin querer. Estos sujetos, en una serie de sketches, escenifican situaciones variopintas en escenarios muy diversos, desde una cena entre amigos hasta la consulta del ginecólogo, donde se hace hincapié en lo inesperado e inoportuno de los diálogos. En el segundo relato el tema del amor queda representado por una mujer que mantiene relaciones sentimentales con distintos objetos de la ciudad. En él Lorena Iglesias, sin texto alguno, ofrece una admirable interpretación de un deseo salvaje y juguetón. Y por último, en la tercera historia se disecciona la cuestión de la fe a través de un hombre que descubre la reciente religiosidad de su padre e intenta buscarle explicación. La mezcla de imágenes oníricas y simbólicas enfatizan un debate carente de certidumbres.

Producida con escueto presupuesto por Juan Cavestany y rodada con mínimos medios, la película nos presenta una realidad absurda que despierta tal desconcierto en el espectador que, si este es capaz de romper la barrera de la coherencia y la racionalidad, se verá recompensado con el deleite de una creación profundamente experimental en los confines del cine convencional. El caos narrativo que envuelve toda la obra establece una concordancia perfecta con su deliberado feísmo estético y una libertad de plano que permite la composición de encuadres incómodos. Todo ello, equilibrado por un montaje sobresaliente a cargo de Raúl de Torres, editor con experiencia en comedia como atestigua su trabajo en los dos primeros proyectos de Borja Cobeaga, Pagafantas y No controles y en la mayoría de obras de Cavestany.

Los creadores de esta surrealista experiencia son por orden alfabético (y cronológico), Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando. Examinando sus trayectorias y, sobre todo, sus afinidades, parecía inevitable que confluyeran tarde o temprano. Cavestany, es sobradamente conocido, sobre todo, tras su celebrada película Gente en sitios, ganadora del premio Sant Jordi a la mejor película española de 2013. Génisson forma parte del colectivo “Canódromo Abandonado” desde 2010 y también en 2013 dirigió su primer largomentaje, La tumba de Bruce Lee, junto a Aaron Rux y Lorena Iglesias. Hernando, por su parte, obtuvo el premio especial del Festival de Cine Europeo de Sevilla en 2015 con su segunda película, Berserker. Los tres directores comparten un universo dominado por el posthumor. Un cosmos irreal que arremete contra las propias bases de la lógica concurrido por los monólogos de Miguel Noguera, Ignatius Farray o Luis Álvaro, los cortos de Venga Monjas, los vídeos de los Pioneros del siglo XXI, con Carlo Padual al frente, las creaciones de Javier Bonet y David Pareja, y un largo etcétera de ultrashowmen de diverso pelaje que han sabido utilizar el humor absurdo como resorte en nuestra coyuntura social de crisis.

La experiencia de Esa sensación es única e intransferible, dos personas pueden ir a verla, mientras un puede sorprenderse por su seriedad y su retórica intelectual, el otro puede pensar que todo es parte de una broma general y ambos tendrán razón. Disfruten de esta delicia sin principio, sin final y sin propósito. Sírvanse, como siempre hemos hecho en este país, del humor como instrumento de escapismo y liberación.


ESASENSACION1


esa_sensacion-cartel-6393

 

ESA SENSACIÓN

Dirección: Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando

Guión: Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando

Género: Comedia. España, 2016

Duración: 79 minutos

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s