Los sueños en la casa de la bruja

Santiago Alonso 


En los primeros minutos de Ghostland, una de las dos adolescentes protagonistas protesta comentando que la tenebrosa casa a la que acaban de llegar su hermana, su madre y ella, el nuevo hogar que han recibido en herencia, parece sacada de una película de Rob Zombie. Quién sabe si el comentario que Pascal Laugier pone en boca del personaje supone un amigable saludo a un colega admirado o si, por el contrario, es una pulla y plantea desde el inicio algo parecido a un término de comparación que se propone superar (o un modelo al que dotar de sentido). Es mucho más sugerente, sin embargo, ver la frase como una interpelación directa a quienes están al otro lado de la pantalla, quizás a aquellos aficionados más conformistas y menos inquietos, a modo de advertencia, o mejor, de recordatorio del signo que define la admirable carrera de Laugier: su cine siempre va a intentar escapar del esquema mental que el espectador se ha hecho del género tras haber visto centenares de películas en su vida.

En su cuarto largometraje, el director de Martyrs (2009) redobla el reto porque, más que en títulos anteriores, parte conscientemente de los clichés, los arquetipos y los escenarios propios de una tradición cinematográfica, pero también de otra anterior, la literaria en clave popular. Poniendo como puerta de entrada una cita de H. P. Lovecraft, no para marcar una inspiración directa en la historia, sino como veneración muy significativa a los maestros narradores de lo fantástico, el francés recurre a lo habitual (sustos, psicópatas matarifes, chicas que quieren salvar la vida, sadismo extremo …), mientras lo conjuga con figuras como la del ogro y la bruja (amén de los espacios donde habitan) propios de los cuentos de hadas y otras pesadillas infantiles.

Los periodistas galos han definido muy bien la cinta como una relectura de los cuentos de hadas a lo Bruno Bettelheim pero en versión hardcore, algo que indica que, en realidad, los mundos interiores de los personajes cobran sumo relieve: importa sobremanera la subjetividad, el laberinto mental. Por otro lado, Ghostland se ajusta perfectamente al trabajo de un artista cuya mejor caracterización fue apuntada por el crítico Jordi Costa, al sugerir que el director tal vez vendría a ser un George Cukor del terror, en cuanto a la preponderancia que concede a los personajes femeninos y la exploración de sus recovecos existenciales. Ante todo, más allá del horror, la historia consiste en la relación que la chavala (Crystal Reed y Emilia Jones) que desea ser escritora y fabular ficciones inquietantes mantiene con su hermana (Anastasia Phillips y Taylor Hickson), que no la comprende, y con su madre (la cantante Myléne Farmer).

Resulta poco prudente proporcionar mayor información dentro de una crítica de estreno si no se quiere estropear al lector la experiencia de ver el filme, como ya sucedía con la magnífica y muy infravalorada El hombre de las sombras (2012). Violenta e incómoda, con momentos horripilantes ㅡy también susceptible, por ende, de alejar a quienes no soporten la representación de la crueldadㅡ, Ghostland traspasa el simple juego de sangre, espejos y muñecas siniestras, convirtiéndose en un conmovedor relato de supervivencia compartida ante la barbarie, donde la salvación requiere emplear defensas de signo antitético entre sí. Otra vez, Pascal Laugier no solo demuestra que es un autor con todas las letras; también, que representa una de las mejores cosas que le ha pasado al cine en los últimos quince años.



cartel ghostland revista insertos

 

GHOSTLAND

Dirección: Pascal Laugier.

Intérpretes: Crystal Reed, Emilia Jones, Anastasia Phillips, Myléne Farmer, Taylor Hickson.

Género: terror. Canadá, Francia, 2018.

Duración: 91 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .