El pueblo contra el partido del pueblo


Transcurre una buena parte de La profesora en un aula de primaria, pero ya desde los primeros minutos se ha situado al espectador ante una inusitada variante de una película de juicios. En algo más parecido a Doce hombres sin piedad que a cualquiera de temática docente que nos pudiera venir a la cabeza. Lo deja claro el prólogo mediante el montaje paralelo que combina la presentación de la maestra a su nuevo grupo, con la llegada que hacen los padres a una reunión escolar extraordinaria, dos momentos que comparten espacio (el colegio y el aula) con un año de diferencia. Habrá dinámica de flashbacks durante todo el metraje. La reunión adquiere la forma de un juicio sin la presencia de la acusada mientras se desgranan los hechos pasados que se denuncian: la directora y una reducida parte de los afectados pretenden acabar con las prácticas de coacción al colectivo de las familias, favores fuera de clase por aprobados dentro de ella, que la docente ha establecido por sistema. Acusadores frente a defensores. El lugar y la época dimensionan el conflicto, pues nos encontramos en la Bratislava checoslovaca del año 1982. Y existe la peliaguda circunstancia de que la mujer es, nada más y nada menos, la delegada del Partido Comunista en el centro.

No solo no es la base, pues, a una historia sobre educación, sino que esta causa del pueblo contra el partido del pueblo articula un film político. Dentro de esa índole, va más allá de la denuncia de un régimen concreto con una cuidada reconstrucción en pantalla, y establece un análisis sobre los dilemas morales que afloran a partir de los condicionamientos a la fuerza en todas y cada una de las relaciones cotidianas establecidas entre el poder y los ciudadanos de cualquier nación bajo una dictadura. El director checo Jan Hrebejk y su guionista habitual Petr Jarchowsky parten de un momento histórico que vivieron en primera persona, y también de hechos reales, ya que Jarchowsky ha tomado experiencias de niñez con una maestra similar, para cotejar en pantalla el miedo, el oportunismo y valentía: los cineastas analizan cómo acaban quienes se atreven a oponerse a los atropellos. Una escritura ágil y un dramatismo conscientemente moderado, sin renunciar a pinceladas de humor, se imponen en esta causa contra las redes abusivas de favores que se dirime entre las cuatro paredes de un aula, un poco a la manera de ágora en la que se reúne un muestrario de la sociedad. Y más allá del dictamen, lo que deja La profesora es un recordatorio: la corrupción sobrevive al caldo de cultivo social donde proliferó. Los países que salimos de regímenes totalitarios lo solemos olvidar.



 

LA PROFESORA

Dirección: Jan Hrebejk.

Intérpretes: Zuzana Mauréry, Zuzana Konecná, Csongor Kassai, Tamara Fischer.

Género. drama. Eslovaquia, 2016.

Duración: 102 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s