La flor misteriosa


“Nos quedamos boquiabiertos, estupefactos”, exclamó el gran ilusionista George Méliès tras la primera proyección del cinematógrafo en diciembre de 1895. El genio visionario descubrió muy pronto las posibilidades del nuevo invento para transformar la realidad y se atrevió a crear nuevas técnicas narrativas y de montaje que le hicieron merecer el título  de padre de los efectos especiales y mago del cine. No resulta extraño que el francés sintiera la misma fascinación por las mutaciones que se estaban gestando paralelamente en otro tipo de lenguajes  como el de la danza.

La bailarina americana Loïe Fuller sembró en Francia las semillas de una revolución formal basada en la posibilidad de jugar con el espacio escénico y sus relaciones con el volumen, el vestuario, el movimiento del cuerpo, la iluminación y el efecto que esta produce sobre los espectadores. Su estilo subversivo y sumamente personal rompió con los cánones academicistas y acabó siendo alabado por la crítica especializada y las nuevas corrientes vanguardistas.

El ascenso y caída de  esta bailarina autodidacta y luchadora incansable  queda recogido en La bailarina, que adapta libremente el texto de Giovanni Lista. El debut de Stéphanie Di Giusto se adscribe al género del biopic tradicional sin pretensiones, no obstante, la buena mano de la francesa para la dirección de actores consigue despertar el interés por un trabajo que también destaca por el buen ritmo, pulso narrativo e incluso algún destello poético al poner en escena las coreografías de Fuller.

Su mirada, llena de luz, es melancólica, sensible y comprometida en el tratamiento de esta singular personalidad femenina, interpretada por la cantautora Soko: una actriz  de físico tan ambiguo como lo es la identidad sexual de su personaje. El contrapunto oscuro lo constituye el díptico conformado por Isadora Duncan: alumna predilecta que terminará por eclipsar a su maestra y el conde Louis d’Orsay: su productor y amante ocasional.

En síntesis La bailarina se erige como la justa reivindicación de una figura con valor simbólico  clave, que encontró en la búsqueda trascendental de libertad expresiva absoluta su medio para alcanzar la perfección total.


dancer-the-still-4


poster_labailarina_lowLA BAILARINA (La danseuse) 

Dirección: Stéphanie di Giusto

Guion: Stéphanie di Giusto y Sarah Tribau

Intérpretes: Soko, Lily-Rose Melody Depp, Mélanie Thierry, Gaspard Ulliel, François Damiens, William Houston

Género: drama biográfico. Francia, 2016

Duración: 108 minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.