Entre la rutina y el orgasmo musical

Santiago Alonso 


El 29 de agosto del año 1966, en el Candlestick Park de San Francisco, los Beatles dieron su último concierto. Cerraban así la comunión con el público mediante el rito de la música en directo e iniciaban la prodigiosa última etapa que les permitió concentrar los esfuerzos en componer y grabar, componer y grabar, componer y grabar hasta que agrandaron y fijaron del todo su puesto en el panteón de los clásicos universales. El documental que ha preparado cincuenta años después Ron Howard (Splash, Una mente maravillosa) traza el camino que va desde los días de Liverpool, a principios de la década de los sesenta, hasta la fecha en la que la banda certificó la gran ruptura con el pasado y dio el paso hacia la revolución en términos de creatividad.

The Beatles – Eight Days a Week se ajusta a la premisa de presentarse como resumen eminentemente pedagógico que busca más a las nuevas generaciones y solo cumple con las antiguas pinchando canciones míticas, eso sí, empleando la mejor presentación posible de los archivos (el sonido y la imagen dejan la boca y los oídos abiertos). En ese sentido, la cinta sigue a pie juntillas el relato oficial escrito hace cinco décadas y ya requeteconsabido por los aficionados. Formación, Hamburgo, Brian Epstein, las etapas de la Conquista de América ㅡpor cierto, ¿se ha hecho ya alguna película en profundidad acerca de esa epopeya apasionante que fue toda la Bristish Invasion?ㅡ, un poquito George Martin, las giras y la beatlemanía que superaron a los cuatro componentes… O sea, fuera todos los aspectos (contra)culturales, la reflexión sobre la música en sí y otras intensidades. Se acepta rock and roll, pero ¿dónde queda lo del sexo y las drogas?

Tan solo dos apuntes sociólogicos, el racismo y el fundamentalismo norteamericanos, aportan perspectivas que se salen del dictado. Aunque, en realidad, al final da un poco igual que no nos interese la manera en que idearan el documental sus responsables, que su audacia fuera cero. El placer es otro, porque hay una propina final (¡30 minutos seguidos del concierto en el Shea Stadium!) y porque las canciones permanecen igual: las actuaciones en vivo garantizan la comunión, el clímax.


null


null

 

THE BEATLES-EIGHT DAYS A WEEK

Dirección: Ron Howard.

Género: documental, musical. Estados Unidos, 2016.

Duración: 99 minutos.

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.