La batalla de la propaganda


De todas las historias de la Historia una de las más tristes es, sin duda, la de Corea, porque sus dramas colectivos (ocupaciones, guerras, partición, dictaduras) jamás parecen agotarse. Ahora los últimos capítulos referentes al sufrimiento de la población del país del norte han pasado a convertirse en material destinado a la feria amorfa de las comunicaciones, toda una mina para el circo mediático planetario. Un circo que cobra tintes de freak show cuando los telediarios tratan el tema e internet se nutre del mismo. Este es precisamente el término inglés que utiliza dos o tres veces la periodista norteamericana Barbara Demick – autora de Querido Lider, un excelente libro sobre la vida cotidiana norcoreana–, y lo hace para remarcar la terrible banalización que entraña, durante sus intervenciones en The Propaganda Game, el honestísimo documental que Álvaro Longoria ha preparado a partir de un viaje de diez días a Corea del Norte.

A Longoria le mueve la necesidad de entender por sí mismo. Se pregunta qué hay de verdad y qué de inventado en un juego que debería llamarse batalla. Cuánto de terrible y estrafalario posee el autoritarismo del denominado país más cerrado del mundo. Cuánta manipulación existe, y bajo cuáles intereses, en cada noticia que informa sobre dicho país y la saga de dictadores instalada allí desde hace décadas. Ante tanto embrollo – un conflicto propagandístico en dos direcciones, hacia dentro y hacia fuera -, el documentalista opta por una labor doble: por una parte, ir allí para grabar todo lo posible y conversar con aquellos a quienes les está permitido hacerlo; y por otra, recoger el más variado número de análisis y opiniones, incluyendo a comentaristas internacionales de distinto signo, más el testimonio de un norcoreano evadido. Después, lo despliega todo sobre la pantalla y lo complementa con una realmente nutrida selección de imágenes de archivo. Las conclusiones le corresponden, a partir de ahí, al espectador.

Las evidencias relucen a cada paso durante los diez días de una visita que guía el español Alejandro Cao de Benós, figura mediática por su faceta de primer representante occidental del régimen y asimismo fundamental dentro del film. A la vez, surgen muchas preguntas sin respuesta, dudas e incertidumbres que, desde luego, el hermetismo de la dictadura ayuda poco a aclarar. Y mientras, se rastrea la veracidad o no de esas noticias que recorren el planeta (ejecuciones grotescas a disidentes, leyes estúpidas sobre cortes de pelo), y también se intenta comprobar si existe fundamento respecto a la caracterización de Corea del Norte como amenaza internacional.

La virtud final de The Propaganda Game reside en su capacidad para ofrecer muchas claves que desde ambos frentes de la batalla se suelen esconder, y cuyo planteamiento provoca el vértigo de la desolación. Como cuando se constata que tanto dolor gira en torno a un sistema ideológico (el Juche) que nadie sabe ni sabrá explicar, porque sencillamente se construye bajo el signo de la vacuidad y una escasa inteligibilidad. O a la reducción de un pueblo entero, según antojo de las demás naciones, a mera pieza en el tablero de la geopolítica. Ese pueblo formado por veintipico millones de fantasmas que Longoria graba y graba sin parar: es el verdadero protagonista del documental.


TPG18_soldiers DMZ blue buildings (1280x720)


The_Propaganda_Game-THE PROPAGANDA GAME

Dirección y guión: Álvaro Longoria

Género: documental. España, 2015

Duración: 75 minutos

 

 

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.