Día de Muertos en los Carnavales de Río


La visita a un museo de historia y antropología se antoja, cuando menos, un inicio poco habitual para una película de animación. Y es que El libro de la vida extrae su sustancia del folclore más vistoso de la cultura mejicana y se presenta como una adaptación para niños de las celebraciones de origen mesoamericano en torno al Día de Muertos. Un grupo escolar, todo bulla y escasas las ganas por pasar la mañana entre vitrinas, tiene la suerte de ser conducido por una guía un tanto misteriosa al ala secreta del museo. Explosión de colores, calaveras y flores, un mundo de tradiciones y ritos que cautivan a los chavales. No esperaban algo semejante, la curiosidad los atrapa y se quedan a escuchar un cuento: las aventuras de tres amigos por el mundo de los vivos y por dos diferentes regiones de los muertos, la Tierra de los Recordados y la Tierra de los Olvidados.

Jorge R. Gutierrez es un animador que ha desarrollado la carrera en Estados Unidos, siempre en compañía de Sandra Equihua, su esposa y coautora en los diseños de personajes. Para el primer largometraje conecta con mitologías y estéticas – también con topicazos –  de su país natal, intentando hacerlas accesibles al público global. Y si alguien dijo México, Gutierrez se ha echado como socio para la producción a Guillermo del Toro, uno que se apunta a un bombardeo. Por sus características, se comprende que al director de Hellboy y El laberinto del fauno le atrajera el proyecto.

La relación entre lo tradicional y lo moderno modula de principio a fin El libro de la vida. Sin duda, es en el aspecto formal donde mejor funciona la inspiración. Siendo el arte del folclore mejicano un trabajo eminentemente artesanal, Gutierrez y Equihua ponen el esfuerzo en reproducir texturas, colores y desparpajo: los personajes son muñecos de madera y se crea la ilusión de los materiales, las telas, asimismo los movimientos que corresponderían a unas fugurillas articuladas.

Respecto al contenido, honrar la vida de quienes nos precedieron y quisieron, pero también ser nosotros mismos a despecho de lo que impongan los otros, son los dos mensajes que intenta conjugar esta fantasía. El argumento no se hace siempre atractivo. Recurrir a héroes con medalleros sobre el pecho y toreros, o a los retos entre amigos de la infancia que se disputan a la amiga como novia, seguramente no se antojan las maneras menos convencionales. Cuando el ritmo y la narración se resienten, la película abre entonces el chorro: la sobrecarga estética inunda la pantalla y el espíritu de fiesta se aproxima a las celebraciones de un Time Square en Año Nuevo o a unos Carnavales de Río. Al igual que del Toro, Gutierrez es un niño grande, de esos que con el juguete nuevo se divierten, divierten y divierten hasta atolondrar a los demás. Se percibe que ambos habrán hecho buenas migas.


THE BOOK OF LIFE

THE BOOK OF LIFE


Poster-El-Libro-de-la-Vida-2

 

 

EL LIBRO DE LA VIDA

Dirección: Jorge R. Gutiérrez.

Género: animación. EE UU, 2014.

Duración: 95 minutos.

 

 


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s