Perder es crecer

Yago Paris


En De óxido y hueso, Jacques Audiard narraba una historia donde la pérdida funcionaba como un elemento catártico a través del que los protagonistas tomaban las riendas de unas vidas en claro estado de desequilibrio emocional. Esta pérdida se representaba de manera literal, sobre el propio cuerpo: tras un accidente laboral, a la protagonista le amputaban ambas piernas. Algo muy similar sucede en ¿Dónde está mi cuerpo?, una cinta de animación que adapta la novela Happy Hand, de Guillaume Laurant, donde el joven Naoufel pierde una mano en el taller de carpintería donde trabaja como aprendiz. A partir de este suceso, los saltos de montaje entre pasado y presente expondrán las causas y las consecuencias del estado actual del personaje, así como su atropellado camino hacia la salvación.

En ¿Dónde está mi cuerpo? el director Jérémy Clapin, coguionista junto con el autor de la novela original, representa la pérdida de diferentes maneras. A la ya expuesta catarsis se suma un suceso entendido como la metáfora de una pérdida pasada, la de sus padres, que murieron en un accidente de tráfico cuando Naoufel era pequeño, convirtiéndose este en una carencia emocional que el protagonista ha arrastrado durante toda su vida, sin haberla superado. Ambas maneras de afrontar la amputación dialogan entre sí, pues la catarsis es fruto de la resolución del trauma, lo que convierte el grotesco acontecimiento en una suerte de acción necesaria para alcanzar la paz. Una paz que se conecta con la idea de redención: el protagonista se siente responsable de la muerte de sus progenitores, por lo que dejar atrás su miembro no solo le servirá para retomar el control de su vida, sino también para desanclarse del pasado.

Pero donde más destaca el filme es en la traslación de los subtextos a imágenes en movimiento. Conectando el drama con el género fantástico, la trama del presente está protagonizada, principalmente, no por el Naoufel manco, sino por su mano, que cobra vida y trata de encontrar a su dueño, lo que da lugar a un relato de aventuras y terror que se cuenta sin diálogos. Este fragmento de la cinta representa la verdadera esencia del protagonista: una persona indefensa e incomprendida, que habita un mundo despiadado, donde cada nuevo encuentro con otro ser no es una oportunidad, sino una amenaza. Al mismo tiempo, las escenas del pasado se conectan con las del presente a través de los sentidos de la vista, el tacto y el oído, lo que permite que Clapin demuestre su capacidad para entender la imagen como fuente de estimulación multisensorial. Todo ello convierte ¿Dónde está mi cuerpo? en un trabajo delicadísimo, que a partir del detalle transmite el complejo bosque de emociones donde este personaje frágil lleva años perdido.


donde-esta-mi-cuerpo-critica-insertos-2


donde-esta-mi-cuerpo-critica-insertos-5

 

¿DÓNDE ESTÁ MI CUERPO?

Dirección: Jérémy Clapin

Reparto: Hakim Faris, Victoire Du Bois, Patrick d’Assumçao, Alfonso Arfi, Hichem Mesbah, Myriam Loucif, Bellamine Abdelmalek, Maud Le Guenedal, Nicole Favart

Género: drama. Francia, 2019.

Duración: 81 minutos

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .