No apta para todos los públicos

Tomás Cuadrado Pescador


Escrita por Emma Jensen, la película refleja la lucha descomunal que una joven escritora, Mary Shelley, ha de llevar a cabo contra el medio en el que vive si quiere desarrollar su propia vocación, y cumplir así su destino. Y resulta que esa vocación es doble: por un lado, el amor incondicional hacia el joven del que se ha enamorado a primera vista; por otro, el desarrollo de una pulsión literaria que lleva en los genes (es hija de dos reconocidos escritores). Las normas sociales que constriñen el papel de las mujeres en la Inglaterra de principios del siglo XIX se oponen a lo uno y a lo otro. Y de aquí parte el doble conflicto al que la joven tendrá que enfrentarse: ser la amante de un prometedor poeta casado y con una hija, y lograr que se la reconozca como la autora de la novela Frankenstein o el moderno Prometeo. ¿Podrá la joven sobreponerse a todas las dificultades y triunfar sobre ese determinismo social que se le opone irremisiblemente? ¿Sucumbirá en cambio, como han sucumbido tantas mujeres a lo largo de la historia y de la geografía, incapaces de vencer a unas fuerzas invisibles y titánicas?

En principio la premisa es prometedora (no obstante haberse explotado hasta la extenuación en la novela realista y naturalista de finales del siglo XIX) e invita a sumergirse en la historia, a ver qué pasa. Y lo que pasa es que la narración se arrastra penosamente durante dos insufribles horas. Porque lo primero que advierte el espectador es que la historia, desde sus primeros momentos, está construida con tal cantidad de despropósitos, clichés y momentos dramáticos tan facilones que hacen imposible el disfrute. Todo en esta película dirigida por Haifaa al-Mansour (mensaje subyacente, pedestre psicología e insufrible didactismo) es tan naíf y elemental que uno se pregunta: ¿no será esto un producto pensado para adolescentes, y nadie ha dicho nada?

Para empezar, el poeta de quien se ha enamorado la joven es Percy Bysshe Shelley, un niño pijo y bohemio (mucho antes de que se inventaran estos dos conceptos), cuyas cara bonita y rebeldía filosófica dan cuerpo a un perfecto cantamañanas. Y después aparece Lord Byron, que directamente participa de la más perfecta imbecilidad y de quien se enamora la hermanastra de Mary. Y de la mano de estos dos grandes poetas del romanticismo inglés la vida de Mary y la propia película van de acá para allá sin rumbo claro; ahora te quiero, ahora no y ahora no sé. Y al final, el intento por reivindicar el papel sufridor de los personajes femeninos a base de subrayar la incompetencia moral de los masculinos es un tiro que le sale a esta historia por la culata. Pues el espectador, después de revolverse impaciente en la butaca durante 120 minutos, puede llegar a preguntarse si esas dos jóvenes, puesto que se han enamorado perdidamente de tan evidentes gilipollas, no lo serán ellas mismas también un poco.

Lástima que un episodio real de la historia de la literatura inglesa, el de las relaciones de parentesco, de amor y de amistad que unieron a los escritores Shelley, Lord Byron, Polidori, William Godwin y sobre todo a la autora de Frankenstein, haya sido llevado a la pantalla con tan poca finura y tanta torpeza como en esta cinta.



 

MARY SHELLEY

Dirección: Haiffa l-Mansour.

Intérpretes: Elle Fanning, Maisie Williams, Douglas Both.

Género: drama, biográfico. Reino Unido, 2017

Duración: 120 minutos

 


 

1 Comentario »

  1. Si te molesta que tres glorias de la literatura universal fuesen unos hipsters sin barba (y ella sin tendencias lesbicas) llevando una vida de pijos de telenovela, versionealos tú mismo a lo Yorgos Lanthimos, cuyas pajas mentales seguro que están más a la altura de tu intelecto y con quien no tendrás un guión en base a una vida real que haga de spoiler. Película que ni fu ni fa. Podía estar mucho mejor, pero no se merece tanta saña…si creyese en la reencarnación, creería que eres Polidori reencarnado!!! Adolescentes que quereis hacer el Erasmus en UK: highly recommended en versión original ….en inglés el romanticismo inglés gana mucho y suena mejor …y si de paso la veis con popcorns y en casa, para nada sentiréis como vuestra la rabieta del crítico arriba firmante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.