Cachondeo en la granja

Santiago Alonso 


Según ha revelado Benjamir Renner, el origen de su tebeo El malvado zorro feroz (Reservoir Books publicó el año pasado la versión española), en el que se basa el largometraje que ha codirigido junto con Patrick Imbert, está en las historietas que dibujaba desde niño para distintos miembros de su familia, en cumpleaños y Navidades, cuando no sabía qué regalar o no tenía dinero para hacerlo. Las protagonizaban pequeños animales de una granja y sus alrededores, y con cada aventura Renner explicaba al homenajeado por qué no había recibido otro tipo de regalo. Volviendo ya como adulto a ese universo granjero, la idea del «esto es lo que hay» le sirve ahora en cierta medida para explicar la moraleja de sus apologuillos cómicos y, ya de paso, caracterizar a los personajes. Por ejemplo, el pacífico cerdo es quien siempre soluciona los problemas de los demás, el perro guardián hace de todo menos vigilar o el zorrito hambriento que acecha a los polluelos debe conformarse con una dieta a base de nabos.

Los tres relatos de la película tienen en común la concatenación de errores provocados por unos protagonistas cuya imagen no corresponde con la que se tiene de ellos dentro de la comunidad. Sobre todo la del zorrito, un entrañable perdedor que, pese a querer aparentar lo contrario, poco tiene de malvado y feroz. Renner renueva con jovialidad la tradición de La Fontaine y sus animales antropomórficos, ofreciendo un humor ingenioso y vivaz que se dirige tanto a niños como a adultos, algo que le permite añadir, de manera nada forzada, pequeños toques ácidos. Respecto al paso del dibujo a la animación, el artista ha conservado adecuadamente la intensa gestualidad de los personajes, mientras que ha decidido cambiar las viñetas sin bordes del libro por escenarios muy teatrales ―algo que, a su vez, también incorpora el argumento―con sencillos y agradables fondos de acuarela. Además, en una gran decisión, ha contado con la determinante colaboración de niños para varias voces, un acierto expresivo que, suponemos, se perderá en las versiones dobladas aquí si solo intervienen adultos.

En El malvado zorro feroz se monta, entonces, un pequeño teatro, o pequeña granja, del mundo. Se nos invita a visitar un lugar donde la locura cotidiana conlleva siempre al final una apuesta por la solidaridad y la empatía hacia los demás. Pues eso, que en la vida «esto es lo que hay» y cada uno es como es, aunque los otros quieran asignarnos otros roles y nos cueste muchas veces asumir cómo somos nosotros mismos. Conviene aceptarlo y cuanto antes mejor, para que podamos convivir cerdos, gallinas, perros, patos o extrañas especies chinas que aparezcan por sorpresa.



 

EL MALVADO ZORRO FEROZ

Dirección: Benjamin Renner, Patrick Imbert

Género: animación, comedia. Francia, 2017

Duración: 83 minutos

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.