La batalla de los Óscars


Algo está pasando en Hollywood. La avalancha de abusos sexuales que se han destapado, como consecuencia de las denuncias a Harvey Weinstein, han abierto un boquete en la fábrica de los sueños, que ahora mismo se parece más a una fábrica de pesadillas. La sacudida ha hecho tambalearse a muchas de las vacas sagradas de la industria y, con ellas, todo el sistema. Uno de los casos más esperpénticos, hasta el momento, ha sido el del actor Kevin Spacey, que ha tratado de alguna forma de encubrir su culpabilidad detrás de una cortina de humo, en forma de salida del armario.

En este momento máximo de efervescencia, los discursos feministas han conseguido abrirse paso (recordar que la inmensa mayoría de las víctimas han sido mujeres) y la casualidad, que tiende a replegar la Historia sobre sí misma, ha querido que en pleno escándalo llegue a las salas La batalla de los sexos (Jonathan Dayton y Valerie Faris). La película, basada en hechos reales, gira en torno a la famosa partida de tenis que enfrentó a principios de los años setenta a la tenista femenina número uno, Billie Jean King (Emma Stone), y al tenista masculino, Bobby Riggs (Steve Carell), un adicto al juego dispuesto a desacreditar el deporte femenino.  

Sin embargo, el timing para el estreno de La batalla de los sexos parece responder más bien a otro tipo de pugna: la de los Óscars. La película de Dayton y Faris, quienes ya habían explorado la crítica y sátira social en la fresca y atrevida Pequeña Miss Sunshine (2006), se pliega ahora a un discurso mucho más institucional y parece saber bien cómo tocar algunas de las zonas erógenas de la Academia. Una historia basada en hechos reales, hábilmente equilibrada entre el drama y la comedia, de temática social, con un personaje protagonista muy potente y un secundario igual o más carismático -ambos interpretados por dos portentos como Emma Stone y Steve Carell-, con un romance extraconyugal (que, sin embargo, por más que su melodía recuerde al de Carol, queda bastante lejos de la película de Todd Haynes)… toda una serie de elementos, en definitiva, que hacen a la película susceptible de iniciar la campaña por las estatuillas.

Que todas las películas basadas en hechos reales son un reflejo más de la época en que se producen que de la época en la que se inspiran, parece algo evidente. Sin embargo, no deja de resultar curiosa la manera en que La batalla de los sexos se construye como un espectáculo hollywoodiense y no tanto, tal vez, como una crítica encubierta. En uno de los momentos previos al enfrentamiento deportivo, el personaje de Billie Jean King accede al recinto en una carroza sostenida por un grupo de hombres, mientras que Bobby Riggs hace lo propio escoltado por un conjunto de mujeres. Al parecer, la partida de tenis se produjo en esas condiciones esperpénticas, pero uno no puede dejar de pensar en cuánto de aquel circo se conserva en la cinta, y de si finalmente esa condición de espectáculo no transforma el relato en algo puramente anecdótico. El personaje interpretado por Steve Carrell parece lanzar alguna pista para poder dar con la clave: absorbiendo toda la atención, robando el protagonismo siempre que aparece en escena, convirtiendo su excentricidad en una especie de machismo simpático. Y, finalmente, la ineludible batería de fotos que terminan de anclar la historia al terreno de lo real: como si fuera algo que, perteneciente al pasado, no ha dejado nada más que el recuerdo. Emma Stone está fantástica, en uno de los mejores papeles del año, pero cualquier poder transgresor del relato parece quedar anestesiado por el peso del pudor, del espectáculo y lo políticamente correcto.



 

LA BATALLA DE LOS SEXOS

Dirección: Valerie Faris, Jonathan Dayton.

Intérpretes: Emma Stone, Steve Carell, Andrea Riseborough, Elisabeth Shue.

Género: comedia. EE UU, 2017.

Duración: 121 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s