Heridas de guerra


La guerra de los Balcanes se ha asomado muchas veces a la gran pantalla, pero en pocas ocasiones desde la óptica con que la aborda el director croata Dalibor Matanic en su nueva película, Bajo el Sol, galardonada en Cannes con el Premio del Jurado, Un certain regard. Tres historias de amor situadas en tres décadas diferentes (1991, 2001 y 2011) articulan su ensayo cinematográfico sobre las heridas que se abren en una guerra civil y sobre el proceso de curación de las mismas, sin necesidad de acercarse al campo de batalla.

Las causas y consecuencias del conflicto que enfrentó a croatas y serbios en la única gran guerra que vivió Europa en la segunda mitad del siglo XX quedan fuera de foco en la cinta de Matanic. Su cámara se centra en tres parejas de distinta etnia (él croata, ella serbia) con delicadeza intimista. La llegada de los soldados, un pueblo en ruinas y una rave atestada de jóvenes locales y turistas son los motivos que enmarcan cada una de las décadas. Y la playa es el punto de convergencia de los tres universos. Allí, en el agua, el mundo exterior queda en suspensión. Podría funcionar como metáfora del amor.

En un interesante experimento actoral, el reparto se repite en los tres segmentos de la cinta, lo que multiplica el efecto naturalista de lo que cuenta: no son dos personas concretas, sino que pueden ser multitud de personas. Porque historias como las suyas las hubo, seguro, a miles durante el conflicto de los Balcanes. Historias de amor prohibido, de rencor, de nuevas oportunidades. Todo ello bajo el cálido sol que el director filma de manera preciosista. Con una delicada fotografía natural y una composición destinada a embellecer la miseria de escenarios desolados, Matanic se aleja de algunas de sus propuestas anteriores, como la notable Fine Dead Girls, dotada de un tono más extravagante, casi caricaturesco, aunque igualmente preocupada por el devenir social de su país.

La ambición del director y guionista de Bajo el sol de abarcar treinta años de herencia guerracivilista con tres sencillas historias personales, supone un reto para sus dos jóvenes actores, Tihana Lazovic y Goran Markovic, que superan con destreza. Pero en su conjunto la cinta sufre un cierto desequilibrio. Mientras que el capítulo central se relata con pausa y consigue alcanzar el punto álgido de interés de la cinta, en su último tramo, el que transcurre en la época más actual, la película pierde fuelle.


Zvizdan .jpg


Bajo el sol.jpg

 

BAJO EL SOL (ZVIZDAN)

Dirección: Dalibor Matanic

Intérpretes: Tihana Lazovic, Goran Markovic, Nives Ivankovic, Mira Banjac

Género: Drama. Croacia, 2015.

Duración: 123 minutos.

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s