La diabólica


Inspirándose en las leyendas sobre la herejía en Nueva Inglaterra, la extraordinaria La bruja (Robert Eggers, 2015) cosechó un gran reconocimiento entre los aficionados al cine de terror por, entre otras cosas, su singular redefinición del culto al diablo como un proceso de empoderamiento y de ruptura con la sociedad patriarcal. No es de extrañar que semejante discurso le valiera el respaldo de The Satanic Temple, un importante grupo de activismo político que, desde su fundación en 2014, propone una interpretación del satanismo completamente alejada del estereotipo: sus miembros no creen en la existencia de Satán, sino en su valor como símbolo para negar los valores morales conservadores, y en consecuencia han llevado a cabo destacadas acciones en defensa del aborto libre o el matrimonio entre personas del mismo sexo (que consideran un sacramento). Lo interesante aquí es observar cómo las corrientes contemporáneas de crítica feminista o LGTBI+, así como las relecturas de género, están consiguiendo, poco a poco, generar una serie de artefactos culturales propios, relativamente novedosos y de vocación popular.

En 1865, el autor Nikolái Leskov también miró a los clásicos para escribir el cuento Lady Macbeth de Mtsensk, que tomaba el arquetipo de la célebre creación de Shakespeare para resituarla en una ciudad de provincias de la Rusia zarista. La ambición del personaje en este nuevo contexto no es alcanzar el trono, sino subvertir el orden de una aburrida vida burguesa al servicio de su tiránico marido, un rico comerciante de harina, y su aún más insoportable suegro… aunque ello implique derramar sangre. La joven dramaturga Alice Birch retoma ahora en la película Lady Macbeth la obra de Leskov, cambiando el distrito de Mtsensk por el condado inglés de Somerset, en lo que supone su debut como guionista de cine, así como el debut en el largo de su director, William Oldroyd.

De atmósfera gótica, exquisitamente ambientada en unos fantasmales parajes rurales del siglo XIX donde el canto de las aves puede oírse a kilómetros, en Lady Macbeth asistimos a la escalada criminal de una esposa que, frustrada por un marido autoritario y, para colmo, sexualmente impotente, encuentra durante la ausencia de éste por la guerra una oportunidad perfecta para quitarse las cadenas. La intensa pasión que estalla entre la señora y un rudo mozo de cuadras sirve de detonante para una tragedia de sustrato saludablemente conflictivo: la cámara de Oldroyd, con sus austeras composiciones centrípetas, se limita a ser testigo de lo que, en esencia, simplemente se nos presenta como la historia de una mujer conquistando su espacio. Desde una primera escena donde la voz de ella queda sepultada por la de él durante la pronunciación de los votos matrimoniales, hasta más tarde los planos totalmente abiertos de la mujer en sus dominios, la planificación del director acompaña a la transformación de su protagonista y se empapa de su amoralidad. Su impecable acabado, del que con mucho se destaca un soberbio montaje de sonido que convierte la inquietante tranquilidad de sus paisajes en atronador silencio divino (y, en otros momentos, reafirma la brutalidad de la acción: la escena de la masturbación, el primer asesinato…), y la contenida interpretación de la desconocida Florence Pugh aportan a la película la elegancia y el refinamiento de los relatos de terror más perturbadores. Y su diálogo con el presente, no solo en el enfrentamiento de la protagonista a un machismo monolítico, sino en las consecuencias de sus actos, que permiten a la guionista introducir unas afortunadísimas puyas raciales y de clase hacia la burguesía, la hace también relevante.


BQ5A9318 copy


CARTEL_LADYMACBETH

 

LADY MACBETH

Dirección: William Oldroyd.

Guion: Alice Birch.

Intérpretes: Florence Pugh, Christopher Fairbank, Cosmo Jarvis, Naomi Ackie, Bill Fellows, Ian Conningham.

Género: intriga. Reino Unido, 2016.

Duración: 89 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s