La parcela del tesoro


El quinto largometraje de Corneliu Porumboiu, figura destacada del “nuevo cine rumano”, podría ser una narración clásica de aventuras como la que nos cuentan cuando somos niños o leemos en una novela de nuestra juventud. Y en realidad, ¡sorpresa!, El tesoro no deja de serlo a su manera. Protagonizan la historia individuos a la búsqueda de una fortuna escondida bajo la tierra de un lugar secreto, aventureros de aquellos que terminan cavando hondo, bien hondo, sin la certeza de que el pico toque al fin la esperanza en forma de superficie metálica. Quedan lejos, eso es cierto, las islas y el exotismo, los mapas y los curtidísimos hombres de acción. Aquí gran parte del relato transcurre en un jardín situado entre dos ruinosos caserones pertenecientes a una parcela que se encuentra a cien kilómetros de la Bucarest del siglo XXI, mientras que quienes van en pos de las riquezas viven de sueldos y sobresueldos exiguos, o bajo la amenaza inminente del desahucio. Y aun así, el latido ficcional se emparenta, a su manera, insistimos, con Stevenson o Traven.

El tesoro es la demostración de que dentro de una composición en tono menor caben y pueden funcionar preocupaciones y deleites que habitualmente se suelen destinar a tonos mayores. Asombra la capacidad de Porumboiu para conjugar un concepto de depuración extrema con el placer por el relato, sin abandonar, además, la tan reconocible capacidad y el constante compromiso ético que definen a los autores de este movimiento a la hora de asumir los problemas de la sociedad rumana como sustancia de sus desvelos. Planos fijos con dos o tres sujetos y barridos horizontales que alargan el campo del formato panorámico casi como única gramática, junto al predominio del diálogo en la diégesis, son los recursos de los que se vale el autor para apuntar las huellas de una historia nacional que impregnó cada espacio y a cada familia (la revolución romántica de 1848, el apoyo al nazismo, el régimen comunista, los cambios tras 1989). Y dentro de un escenario con tonalidades grises y tristonas, donde se hace patente la sensación de desamparo, Porumboiu se plantea la posibilidad de que tal vez salte la sorpresa, quién sabe si bajo el resplandor de una bombilla, el oro o el sol. La refulgencia dorada en cualquier tesoro que se precie.


el_tesoro_7baja


eltesoro_cartel_70x100-21-448x640

 

EL TESORO

Dirección: Corneliu Porumboiu.

Intérpretes: Toma Cuzin, Adrian Purcarescu, Corneliu Cozmei, Cristina Cuzina Toma.

Género: aventuras, drama. Rumanía, 2015.

Duración: 85 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s