Chicas malas 


Tan rápido como manadas de fans le salieron de debajo de las piedras por Drive (2011), Nicolas Winding-Refn no ha tardado en hacer una buena criba entre sus seguidores, o acaso toda una purga. Sus radicales Solo Dios perdona (2013) y The Neon Demon (2016), prácticamente, se han encargado de espantar a todos esos espectadores que solo se sintieron atraídos entonces por el dispositivo visual del cineasta, pensando en él, tal vez, en los términos de un director de fotografía: mientras en Drive, al fin y al cabo, dicho dispositivo estaba al servicio de una historia canónica y perfectamente legible, las dos siguientes películas han resultado ser problemáticas, opacas, metafísicas y hasta desagradables. Nada que pueda sorprender, por otra parte, a los conocedores de la trayectoria anterior del danés, que ya había firmado en 2009 una animalada como Valhalla Rising.

En realidad, aunque muchos parecen ver a Winding-Refn como un gran formalista al que, cuando hay luna llena, se le va la mano y rueda dislates, no es difícil apreciar en su filmografía una coherente y prolongada reflexión sobre la violencia y la identidad masculina. El Ryan Gosling de Solo Dios perdona, de hecho, parecía funcionar como reverso oscuro del Ryan Gosling de Drive, un tipo al que las circunstancias imponían unas expectativas heroicas que, simplemente, era incapaz de satisfacer. Su nueva película, The Neon Demon, supone en cambio una ruptura mucho más agresiva con lo que el director venía contando hasta ahora: se trata de la primera vez que Nicolas Winding-Refn se zambulle en el universo femenino, explora inquietudes femeninas y trata temas femeninos. Y su acercamiento, esta vez, lo ha hecho desde el terror, siguiendo ese interés por la investigación del inconsciente de cierto cine de género al que ya apuntaba en Solo Dios perdona. La película, sin embargo, resulta ser una decepción importante por la más básica de las cuestiones: la mirada profundamente machuna con la que está abordada el relato.

En The Neon Demon, la lucha de una aspirante a modelo (Elle Fanning, hierática e inexpresiva como su actor predecesor) por convertirse en estrella sirve a Winding-Refn para hablar de virginidad, inocencia y reconocimiento de una manera tan evidente como superficial, sublimada a través de una retórica visual funcionalmente más parecida a un envase al vacío que a un vehículo de expresión. La película da la impresión de navegar en círculos sobre una misma idea, el viaje de una chica hacia la conquista de su propia imagen –una y otra vez pintada y manipulada por otros hombres–, argumento desde el que el director hila, de manera bastante pobre, asuntos como el del miedo al sexo (asesinatos que suenan como cópulas, o viceversa), la obligación de someterse para triunfar o la competición por el éxito. En este sentido, la rancia analogía que, a lo largo de la película, parece querer establecer entre la castidad y una especie de pureza resulta bastante difícil de excusar con ninguna coartada artística. Su grotesco tramo final acaba siendo, por divertido, lo más memorable de una película que, en lo concerniente al resto y pese a la incuestionable energía de su puesta en escena, no es mejor que muchas comedias yanquis con menos pompa. 


copyright-gunther-campine-ressources-2016-04-29_17-09-59__tnd8192


neon_demon_cartel_70x100-3THE NEON DEMON 

Dirección: Nicolas Winding-Refn. 

Guion: Nicolas Winding-Refn, Mary Laws y Polly Stenham. 

Intérpretes: Elle Fanning, Jena Malone, Keanu Reeves, Christina Hendricks, Bella Heathcote, Abbey Lee, Karl Glusman, Desmond Harrington. 

Género: terror. Francia, 2016. 

Duración: 117 minutos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s