Fantasma digital de amor


Allá por 1981, el maestro Dino Risi sumó a su filmografía una extraña gema que se llamaba Fantasma de amor y protagonizaban Romy Schneider y Marcello Mastroianni, un relato romántico de misterio bajo una atmósfera de resonancias sobrenaturales, que transcurría en Pavía entre nieblas y acuosidades. Contaba la búsqueda que emprendía un hombre, ya en el otoño de la vida, de un antiguo amor que habría adoptado después de tanto tiempo la condición de presencia procedente desde l’aldilà. Para hacer La correspondencia, Giuseppe Tornatore retoma en gran media el mismo tema, no otro que aquel del amor más poderoso que la muerte, y aplica la misma pátina de baja saturación y tonos grises, trasladando el escenario a Inglaterra y a la maravillosa Isla de San Giulio (Lago d’Orta, Piemonte), rebautizada en la ficción como Borgoventoso.

Los tiempos y las relaciones vienen digitales ahora, así que Tornatore opta por establecer el puente para la comunicación y los sentimientos, el ligamen que mantiene unida a una joven doctoranda de ciencia físicas (Olga Kurylenko) con su amante fallecido, un famoso astrofísico (Jeremy Irons) que la colmaba de atenciones, a través de una maraña de correos electrónicos, mensajes en el móvil y grabaciones de vídeo que él sigue enviando. La personalidad del hombre, e igualmente la del director, tienen mucho que ver con el gusto por los engranajes que encontrábamos en la anterior La mejor oferta (2013) – los autómatas, el inmenso reloj final – y servían a la reflexión sobre lo falso, lo aparente y lo verdadero.

Tic-tac, tic-tac, tanto montaje pensado al milimetro por el obsesivo profesor, un vaivén de cartas y escenas ante una pantalla de ordenador, siempre idénticas las piezas, agota pronto su gracia porque durante casi todo el metraje la historia parece estar dando vueltas sobre lo mismo, amen de desvelarse casi de inmediato que el amante lo dejó todo preparado antes de morir, aunque no se sepa cómo. La secuenciación, apenas sin misterio (o peor, con misterio que promete llegar pero no lo hace), se convierte en algo que viene a ser una condena que comparten la mujer y la platea. Tampoco acaba beneficiando al planteamiento racionalista, por el cual ha optado Tornatore, esa clase de pinceladas fantásticas que brillan a las mil maravillas en, pongamos un ejemplo, el Romance del Conde Niño, y aquí por el contrario provocan el sonrojo.


1460718521 (1024x684)


1463128347 (440x640)

 

LA CORRESPONDENCIA

Dirección: Giuseppe Tornatore.

Intérpretes: Olga Kurylenko, Jeremy Irons, Simon Johns, James Warren.

Género: drama. Italia, 2016

Duración: 116 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.