Huele a pueblo


Hace un año las pantallas vivieron el rescate de El mundo sigue (1963-65), todo un acto de justicia que devolvió a la luz una obra magna largo tiempo sepultada bajo las vicisitudes de la dictadura y las inercias del olvido. Ante la evidencia de hallarse frente a un creador de primera, se imponía una pregunta que planea desde entonces: ¿hay muchas películas importantes más a recuperar dentro de la obra firmada por el Fernando Fernán-Gómez realizador? Echar un vistazo a la filmografía revela que dirigió veintisiete largometrajes, algunos de encargo, algunos como iniciativas hondamente personales. Asimismo se constata, ¡ay!, la dificultad, o imposibilidad en ciertos casos, de encontrar copias. Lo mismo sucede cuando se rastrean referencias críticas amplias. Brilla por su ausencia, en definitiva, un visión de conjunto y razonada sobre el director. Lamentablemente está aún por elaborar dicha tarea, que hablaría mejor de los esfuerzos por apreciar nuestra cultura, y la pregunta queda todavía, en consecuencia, sin respuesta. Sin embargo, el rescate ahora de ¡Bruja, más que bruja! (1976) convierte una sospecha en dos certezas: primero, los desvelos creadores de este hombre polifacético nunca dejaron de bullir, y segundo, su autoría se caracterizaba por una total singularidad dentro del ecosistema cinematográfico de su tiempo.

¡Bruja, más que bruja! comparte con El extraño viaje (1964) – coescribió de nuevo Pedro Beltrán – ese sustrato de la España que huele a pueblo, y es el resultado, una vez más, de la especial capacidad de Fernán-Gómez para amalgamar con éxito referencias nacionales y foráneas, tradicionales y contemporáneas. De aquel gótico rural entre el sainete y el policiaco, pasa el autor, agárrese bien el espectador, a la historieta popular de cuernos bajo una forma paródica con música, una mezcla de la zarzuela y el género según los preceptos del cine norteamericano(¡un West Side Story de boina y delantal!), aderezándola con el disparate grotesco, la crítica a las represiones y una cuidada descripción antropológica a modo de aliños para rematar la faena. Como suena.

Vista en perspectiva cuarenta años después, se entiende su condición de rara avis cuando se estrenó, demasiado sutil para un cine “S” en pleno esplendor, demasiado elaborada para una modernidad que siempre fluctuaba entre el desarrollo y el desarrollismo. En 2016 brilla más su calibre y se disfrutan con admiración la inmensas presencias de Emma Cohen – es el mejor homenaje acudir a verla en todo su esplendor la semana de su fallecimiento -, Paco Algora, Mary Santpere y el mismo Fernán-Gomez. O la retranca y el vitalismo que destila el conjunto, así como la pericia que demuestra el cineasta al asimilar sagazmente la puesta en escena del musical hollywodiense, véanse algunos planos y la planificación de ciertas secuencias, a las dimensiones de corraluchos, zaguanes y plazucas. No es poco el mérito. Recordemos que voces como la de Jesús Franco, el Heterodoxo Mayor, colocaban al director por delante de Berlanga y Bardem, tan solo detrás de Buñuel.


null


¡BRUJA, MÁS QUE BRUJA!

Dirección: Fernándo Fernán-Gómez

Intérpretes: Emma Cohen, Paco Algora, Mary Santpere, Fernando Fernán-Gomez, José Lifante

Género: musical, comedia. España, 1976

Duración: 92 minutos

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.