Triángulo de infección bizarra


Es cosa sabida y cinematográficamente verdadera la idoneidad de los campamentos de verano para preparar cuarto y mitad de carne fresca de adolescente. Asesinos que espían a las víctimas desde el interior del bosque, soledades donde nadie podrá acudir a las llamadas de socorro, asaltos a golpe de sustos, y a correr y gritar que la vida ya no serán dos días. Aparenta Summer Camp reeditar durante su inicio el slasher tipo, aunque se aprecia una novedad: sucede la víspera a la apertura del campamento y los únicos candidatos a cadáver son cuatro monitores norteamericanos, dos chicos y dos chicas, que preparan el trabajo mientras esperan la llegada de los participantes, en este caso niños, a un caserón solitario. Por tanto, el terror se juega a menos bandas y al rato, según avance el metraje, comprobaremos que lo activan otras bazas bien distintas. Que quizás no haya matarife, pero sí furia homicida a cuenta de unas infecciones de lo más peculiares. Aquí nada resultará lo que parecía.

Muchas películas suelen arrancar con una premisa que promete una barbaridad para después precipitarse hacia abajo. Sucede a menudo dentro del género de miedo y casi se han acostumbrado a ello los aficionados. Después hay otras, bastantes menos, a las que anima el proceso inverso y, ¡sorpresa!, acaban constituyendo fuente para los disfrutes a pesar del punto de partida poco alentador, cuando los gestos entre el público ya se habían torcido. La primera media hora en el debut a la dirección de Alberto Marini, guionista (Mientras duermes, Extinction, El desconocido) y currante en mil labores al calor de la casa Filmax, no ofrece los mejores augurios hasta que una escena dentro de una cuadra, con gallinas y un ataque monstruoso de por medio, sostenida con muy buena mano, ayuda a despegar la cinta hacia arriba. Continúa la ascensión según incrementa las dosis de locura, violencia y cachondeo sin prejuicios, aprovechando al máximo las posibilidades que posee la inteligente variante argumental al tema de los infectados que ha propuesto Marini junto a la aquí coguionista Danielle Schleif.

Bajo ese planteamiento fermenta adecuadamente el triángulo que conforman Jocelin Donahue, Maiara Walsh y Diego Boneta. La sinergia de fuerzas pasa incluso por encima de la pereza mostrada por el realizador a la hora de planificar algunas escenas de tensión, resueltas mediante cámara aquejada de tembleque. Summer Camp sube escalones hasta alcanzar un notable desenlace, mitad lisérgico y mitad trágico, dentro de una caravana jipi y remata la faena con un epílogo traído a la perfección. Es de esos que nunca se olvidan y pasan a formar parte de las antologías del género.


1441013668


1462782864

 

SUMMER CAMP

Dirección: Alberto Marini

Intérpretes: Jocelin Donahue, Maiara Walsh, Diego Boneta, Andrés Velencoso

Género: Terror. España, Estados Unidos, 2015

Duración: 81 minutos

 

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s