Yann Gozlan (Aubervilliers, Francia, 1977) luce radiante en el momento de nuestra entrevista. Lleva ya una larga mañana atendiendo a los medios, pero no se deja ver en él ni una gota de cansancio; al contrario, no para de sonreír y tanto el tono de su voz como la vivacidad de sus gestos denotan pasión. No hay duda de que se encuentra satisfecho y seguro de su segundo trabajo, El hombre perfecto (2015), thriller sobre el ascenso fulgurante de un empleado de mantenimiento, escritor en sus ratos libres, que logra un reconocimiento masivo después de publicar con su nombre el diario de guerra de un ex-combatiente muerto. La película se estrena ahora en España tras haberlo hecho hace un año en Francia, cosechando a su paso excelentes críticas.

En un momento de la película, se afirma que la segunda obra de un creador siempre es la más difícil. ¿Ha sido así en su caso?

Lo confirmo. [Risas.] Es realmente difícil.

¿Ha habido mucha diferencia entre lo que supuso rodar Captifs (2010), su primera película, y lo que ha supuesto esta última?

Sí, Captifs era una película mucho más pequeña, más básica, muy de primer nivel. Se trataba de un thriller situado en un espacio muy reducido; lo que no es necesariamente algo malo, por otro lado. Pero con este segundo trabajo quería hacer algo más personal, psicológicamente más complejo en lo que concierne al personaje principal, con conflictos internos muy fuertes. Algo más que la historia de supervivencia.

¿Cuánto tiene de Yann Gozlan ese personaje principal? ¿A qué autor robaría si tuviese ocasión?

[Risas.] Hay muchísimos autores a los que admiro. Patrick Modiano, por ejemplo, me encanta. Mi deseo, efectivamente, era ponerme en el lugar de esas figuras y tratar de comprender cómo podían funcionar, como una rata de laboratorio. Se hacen muchos biopics sobre artistas, escritores o deportistas de élite, pero este personaje, sin embargo, es una cáscara vacía, apenas tiene ningún talento y solo le queda sobrevivir como puede en esa farsa que, poco a poco, le va engullendo. Para ello tiene que improvisar más mentiras y, de forma paradójica, según van superándole los acontecimientos, él por necesidad saca a su creador más brillante.

¿Ha visto Conocerás al hombre de tus sueños (2010), de Woody Allen? Partía de una premisa parecida.

Me lo han dicho, pero no la he visto. La verdad es que el tema del impostor literario es casi un género en sí mismo. A mí, en cualquier caso, me interesaba lo de después: no tanto el robo como la locura que éste desencadena en el personaje, cómo intenta engranar la mentira. La película que me importa es cuando ya está establecido, con esa nueva familia, en esa gran casa del sur de Francia. Eso es el núcleo de lo que en verdad quería contar.

En los créditos figurabais me pareció ver tres personas como guionistas. ¿Cómo fue el desarrollo?

Fuimos dos. Luego vino una tercera para ayudarnos con los diálogos, pocas semanas antes del rodaje. Al principio, el guion era mucho más largo, porque el personaje tenía otro recorrido que tuve que reducir. Él iba a la cárcel, y allí robaba el manuscrito a uno de sus colegas, poco después de que muriera. Pero, de repente, la película tenía una duración inasumible.

¿Dónde le interesaba más poner el acento, en el suspense o en el dilema moral?

Bueno, lo que me fascinaba era la mentira, y cómo una pequeña mentira llevaba a otra más grande, creando una espiral. Por eso, antes de empezar, tenía claro que quería llevar al protagonista lejos, arrastrarle a algo terrible y aterrador. Incluso ponerle en los confines de lo fantástico a través de alucinaciones, situarle en esa cuerda floja entre sueño y realidad. Cuando me vino a la cabeza la escena final –el epílogo de la película–, para mí fue importante porque de esa manera ya sabía exactamente a dónde iba, y reescribí lo anterior para que ese camino fuese coherente.

A la hora de construir un thriller, ¿le gusta fijarse en alguien en particular?

Hitchcock, evidentemente, es el maestro absoluto, porque él creó la gramática del cine de suspense. No es que al hacer un thriller puedas pensar en qué solución habría adoptado él en una escena o en otra, es que los códigos que utilizamos son suyos. En mi caso, traté de hacer un planteamiento muy subjetivo, acompañando siempre al protagonista y siguiendo siempre su punto de vista, por lo que vi muchas películas de Polanski, que es uno de los mejores narrando en primera persona.

Su actor protagonista, Pierre Niney, fue el ganador del César más joven en su categoría –por Yves Saint Laurent (Jalil Lespert, 2014)–. ¿Cómo fue trabajar con él?

Genial. Es un actor muy virtuoso, que viene del teatro y por tanto es muy técnico. Para él es ya una rutina, como si llevara veinte años de carrera a sus espaldas. Tiene mucha intuición, y no hay nada más agradecido que un actor que es capaz de incorporar casi de manera automática todas las pautas que le pongas. Cuantas más obligaciones y más reglas tiene, más disfruta actuando. Dirigirlo es como conducir un Ferrari que puedes poner a la velocidad que quieras. Y eso que se trata de un personaje muy difícil, que requiere a un actor especial porque el personaje también está fingiendo. Hace falta tener una paleta interpretativa importante para eso.

¿Qué tal ha sido la recepción de la película en Francia? ¿Está satisfecho?

¡Muy bien! Estoy muy contento, porque los thrillers normalmente no tienen mucho éxito en Francia, allí triunfan sobre todo las comedias y las películas de autor. La fama de Pierre ha ayudado, y también supongo que esa imagen de thriller solar, más luminoso. Han sido unos 700.000 espectadores, ha funcionado realmente bien.

No quiero someterle al mismo grado de  presión que el protagonista de El hombre perfecto, pero ¿ha pensado ya en su siguiente trabajo?

[Risas.] Estoy intentando hacer otra película, pero es difícil conseguir la financiación. Esa parte es la más dura con diferencia, no tanto la creación. Cuesta mucha energía y mucho tiempo, aunque supongo que es lo normal. 


Yann Gozlan 2-Revista insertos-msm.jpg


Fotografías: María Sofía Mur

Agradecimientos a Yann Gozlan y Arantxa Sánchez, de Karma Films.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.