De Cambridge a Los Ángeles

Santiago Alonso 


Desde los años noventa el género de las comedias románticas tiene para el aficionado un referente casi ineludible que es la variante británica, observándose probablemente en ella un hecho diferenciador, inconfundible y que ha creado, por así decirse, un modelo y una rutina. Cabe pensar que el gusto por dichas comedias se ha desarrollado también entre el público estadounidense; que al otro lado del Atlántico se consideren estas como muestras de una sensibilidad propia de las islas para hacer reír a la vez que se cuentan historias de enamoramientos. Y ahí parece residir el sentido y la razón de ser de El marido de mi hermana. Estamos ante una comedia producida en Estados Unidos que juega a adoptar un aire british según el canon y a yuxtaponer las maneras de películas a lo Love Actually con el sentido de diversión y las maneras de vivir californianas, también estereotipadas, consistentes en playa, sol y preciosas villa española en Malibú. Además, esta misma idea y la conexión británica se llevan al argumento, con un profesor de Cambridge (Pierce Brosnan) como protagonista, ligón vivalavirgen y experto en Byron y demás románticos, cuya relación y posterior matrimonio con una alumna de Estados Unidos (Jessica Alba) le obliga a cambiar de continente e intentar adaptar su personalidad y su modo de vida, con las dificultades y situaciones disparatadas que surgen, entre ellas la relación con su cuñada (Salma Hayek) y las obligaciones que debe asumir como padre.

De este enfoque podría haber surgido un híbrido más o menos atractivo, más o menos rutinario. Sin embargo, el problema que muestra resultado no es otro que el director Tom Vaughan y el guionista Matthew Newman se han limitado a esparcir situaciones, personajes, subtramas y escenas cómicas como si eso fuera suficiente para armar el propósito y sin que medie una mínima elaboración interna ni se busque dotar de chispa a las grises convenciones. El encanto en contraste con el lado grosero del protagonista, las alabanzas (¡ay!) al carpe diem, la disparidad de acentos, la política migratoria norteamericana, la mujer que finge orgasmos en público… El marido de mi hermana posee un grado de inspiración tan infinitesimal, resultando un desastre sin paliativos, que al espectador se le quedará la misma cara de sonrojo que los intérpretes a veces no logran disimular.


HTML_1115_DM_11525.NEF


El Marido de mi Hermana (453x640)

 

EL MARIDO DE MI HERMANA

Dirección: Tom Vaughan.

Intérpretes: Pierce Brosnan, Salma Hayek, Jessica Alba, Malcom McDowell.

Género: comedia romántica. Estados Unidos, 2014.

Duración: 99 minutos.

 


 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .