Esfuerzos de liberación


Ser o no ser. Dejar de ser lo que se ha sido durante los treinta y muchos años pasados de existencia. O también, estar o no estar. No estar en el rebaño, donde desaparece el poco impulso de autocontrol que se pudiera tener sobre la vida de uno mismo. He aquí la cuestión de Tamayo, ese vecino simpaticote y peculiar que nos inspira mucha curiosidad; ese familiar tirando a rarete que nunca hemos acabado de conocer, inevitable secundario en reuniones de familia; ese amigo que, digamos la verdad, no sabemos si tiene amigos. Tamayo centra todos los esfuerzos de liberación en la apostasía, pues considera el desligarse de la religión católica el acto revolucionario más radical de autoafirmación que puede incluir en su biografía personal. Y a ello se lanza, a un proceso sin fin de trámites y trabas, durante el cual el personaje repasará su pasado y su presente, se planteará la utilidad de su empeño y se interrogará a sí mismo acerca de su condición errante e impermeable a la madurez.

El uruguayo Federico Vieroj toma esta premisa argumental como simple estructura de su tercer largometraje, porque en realidad El apóstata pretende menos contar una historia y bastante más compartir con el espectador la descripción de un ser confuso por el que siente atracción y afecto: alguien a quien Vieroj considera representante de un tema universal, la clásica crisis de madurez, según los parámetros del ahora, e igualmente símbolo de otra crisis, la de un país llamado España, siempre en conflicto perenne con las rémoras de sus tradiciones. Para realizar el inventario – apuntes sobre el protagonista, vivencias y ensoñaciones, idas y venidas – se ha basado en la anécdota real de su amigo Álvaro Ogalla, quien sin experiencia previa en la actuación interpreta aquí a su álter ego con gracia y una naturalidad que funciona casi siempre.

El film es producto del arrojo creativo y está muy emparentado con los impulsos más libres – o de vanguardia y exploración, si se prefiere – de lo que fue el Nuevo Cine Español de los sesenta. También, le ha salido a Vieroj una película muy madrileña, muy Madrid cinematográfico del centro, la Latina y el viaducto; muy del Fernando Trueba de Opera prima (1980) o el Jonás Trueba de Todas las canciones hablan de mí (2010). El apóstata resulta a veces francamente divertida y demuestra el talento de quienes la hacen, otras se ve afectada negativamente por la dispersión del conjunto. Tal vez constituya un problema que las vicisitudes del protagonista contra la Iglesia acaben pareciendo más bien una mera excusa sin mayor enjundia. Y lo que, para peor, puede llegar a hacerse determinante, pese a los esfuerzos de Viroj en generar un interés continuo, es que el espectador no comparta la atracción y el afecto por un individuo como Tamayo.


Tamayo y Obispo Jorge 1 copia (1024x614)


Poster El apóstata A4 (724x1024)EL APÓSTATA

Dirección: Federico Vieroj

Intérpretes: Ávaro Ogalla, Marta Larralde, Bárbara Lennie, Vicky Peña, Juan Callot

Género: comedia dramática. España, Francia Uruguay. 2015

Duración: 80 minutos

 

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s