Dice el historiador Luis E. Parés en el último número de la revista Caimán. Cuadernos de Cine que hay dos tipos de festivales: los que muestran las “mejores películas del circuito internacional” y los que ponen el “énfasis en propuestas raras y desconocidas”. Al igual que concluye Parés en este mismo artículo refiriéndose a la primera edición de Filmadrid, la combinación de ambas categorías da como resultado un punto de encuentro entre el éxito y el riesgo, un carácter que sin duda comparte el Atlántida Film Fest de Filmin, el mayor festival de cine online. Y es que en su quinta edición, que finaliza esta semana, la plataforma Filmin ha dado un paso adelante y ha consolidado su presencia como cita cinematográfica imprescindible. A pesar de haberse trasladado de marzo-abril a junio-julio, el Atlántida 2015 ha superado los 35.000 espectadores, que han producido cerca de cuatro millones de comentarios en redes sociales. El caloret parece no haber afectado a los usuarios, ni tampoco a la respuesta mediática.

Más allá de un cambio de fechas, son varias las novedades presentadas tras cuatro años de recorrido del festival. La más importante ha sido sin duda la colaboración con el Sónar +D, el congreso internacional organizado por el Festival Sónar, a través del cual han saltado de las plataformas digitales a los encuentros físicos en una serie de conferencias sobre innovación, creatividad y tecnología. También en su sección especial dedicada a la (Anti)Propaganda, la directora australiana Anna Broinowski impartió un taller en Barcelona trasladando su experiencia en la creación de la propaganda de Corea del Norte, unos mecanismos que los asistentes pudieron aplicar en ejercicios prácticos y que dio el pistoletazo de salida al festival. 

Desde el 9 de junio, y hasta la pasada semana, hemos podido disfrutar de la extensa programación del Atlántida Film Fest, que nos deja un palmarés con claras triunfadoras y grandes títulos para no olvidar.

Dos disparos
Dos disparos

EL PALMARÉS

El Jurado Oficial ha decidido otorgar el premio a Mejor Película a la argentina Dos disparos (Martín Rejtman) por “su sensibilidad a la hora de dibujar un mundo con una narrativa propia”. El film sorprende por ese curioso devenir de los acontecimientos en toda su línea argumental, aunque ha pasado más bien desapercibida durante el transcurso del festival. Su propuesta, arriesgada y compleja, ha calado en los profesionales, mientras que los usuarios le daban poco más de un 6 de nota en la página oficial de Filmin. 

Por otro lado, el jurado de esta edición, formado por Mar Coll (directora de Tots volem el millor per a ella), Kike Maíllo (director de Eva), Ángel Sala (director del Festival de Sitges) y Toni Ulled (director de Fotogramas), ha querido destacar dos films más de la Sección Oficial a través de dos menciones especiales: para la polaca Traffic department (Wojtek Smarzowski) y la iraní Fish and cat (Shahram Mokri), dos películas que juegan con las estructuras narrativas de forma excepcional. Especialmente el film de Mokri, alabado en la última edición del Festival de Sitges, es un ejercicio de deformación del tiempo y el espacio, en un plano secuencia de más de dos horas de duración que reinventa los límites de un slasher convencional. 

El premio que concede el jurado de la Asociación Catalana de Críticos y Escritores Cinematográficos (ACCEC) ha recaído en Videofilia (y otros síndromes virales), del peruano Juan Daniel F. Molero, película que ya triunfó en el pasado Festival de Rotterdam. De ella destacan “su apuesta transgresora”, que conforma una “narrativa heterodoxa que plasma de manera brutal las nuevas maneras de interacción entre los jóvenes con la tecnología, con su entorno y con sus identidades”. También este jurado ha querido destacar la calidad narrativa de Dos disparos con una Mención Especial, convirtiendo a la película argentina en una de las grandes triunfadoras de esta quinta edición del Atlántida.               

Pero no ha sido la única. Tanto el ya conocido Premio del Público (otorgado por las calificaciones de los usuarios de Filmin en su web) como el novedoso Premio Blogos de Oro (a través de los votos de los blogs especializados en cine) han coincidido en alabar la fantástica ternura de Lunático, de Edu Sola. La única película de nuestro cine premiada este año es un relato que combina la inocencia de las ilusiones y la inevitable cuenta atrás en una pareja de ancianos, a quien el director (su nieto) acompaña en un film con una sorprendente humanidad. 

Lunático
Lunático

LAS JOYAS DE LA CORONA

Si bien Filmin dio de plazo hasta esta última semana para poder ver las películas premiadas en su web, no podemos acabar esta edición del Atlántida Film Fest sin nombrar a las otras imprescindibles de la programación. Algunas llevan meses y meses sonando en las grandes citas cinematográficas, como la apabullante The tribe (Miroslav Slaboshpitsky), primera película grabada íntegramente en lenguaje de signos y sin ningún tipo de subtítulo, pero que más allá de esta premisa es una violenta historia de amor, prostitución y coming of age. También la iraní A girl walks home alone at night (Ana Lily Amirpour), gran éxito en el pasado Festival de Sitges, que a través de un elegante blanco y negro construye un relato vampírico con resonancias a Jarmusch y Lynch, pero dando un estilo propio que atrae y sorprende. 

Hay dos films especialmente significativos que, pese a haber pasado sin pena ni gloria por la programación del Atlántida de este año, bien merecen una mención. Descendiente directo de El niño salvaje de François Truffaut, No one’s child, del serbio Vuk Rsumovic, relata las penurias de un niño que, criado por los lobos en el bosque, tiene ahora la terrible odisea de adaptarse al mundo social. Con la fantástica interpretación de Denis Muric, el niño en cuestión, este film cuenta con crudeza un proceso de domesticación que culminará en la guerra de Bosnia. En otro extremo muy alejado tanto en espacio como en carácter está la australiana 52 martes (Sophie Hyde), que con una estructura argumental brillantemente fragmentada nos habla de la transexualidad, la juventud y la comprensión entre madre e hija. 

El Atlántida Film Fest de este año ha recogido una buena cosecha del Festival de Cine de Autor de Barcelona celebrado el pasado mes de abril en la capital catalana. Películas como Favula (Raúl Perrone), Taller Capuchoc (Carlo Padial) o The fool (Yuriy Bykov) ya fascinaron hace un par de meses allí. Sus originales propuestas les han hecho entrar en esta selecta lista de programación de Filmin en una edición en que no han brillado tanto los grandes nombres como el año pasado (la cuarta edición trajo films de Michel Gondry, Xavier Dolan, Sion Sono, Frederick Wiseman, Valérie Donzelli, etc.) sino las nuevas firmas del panorama internacional. Aun así, las películas más vistas del festival, según informa la organización, han sido las obras de dos conocidos: el también actor Mathieu Amalric (La habitación azul) y el explosivo Larry Clark (The smell of us). 

Los 30 días que ha ocupado el festival han acabado por consolidar un proyecto que cada año se hace más grande y, sin duda, más interesante. La plataforma online Filmin se queda con los buenos datos de visionado y el éxito de sus convocatorias. Nosotros, los espectadores, con películas y nombres propios para no perder de vista. 

A girl walks alone at night
A girl walks alone at night

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s