10 de julio de 1965. Bilbao, Cine Buenos Aires. Sesión doble de estreno. Una de las dos películas se titula El mundo sigue. La protagoniza Fernando Fernán Gómez junto a Lina Canalejas y Gemma Cuervo. Aunque dentro del cartel aparezca su nombre en segundo lugar, el suyo es un personaje secundario. Un poco más abajo se repite: también es el director. Esto último no sorprenderá a quien lo lea. Auténtico intérprete estrella de nuestro cine, Fernán Gómez ya ha dirigido hasta ese momento siete películas, algunas con éxito como La vida por delante (1958), La vida alrededor (1959) o La venganza de Don Mendo (1962). Aquí sucede, sin embargo, algo extraño. Al decir que la película se pasa de estreno en el Buenos Aires de Bilbao, significa que se estrena en ese cine y en esa ciudad. El mundo sigue no se proyecta en Madrid. Ni si ha proyectado antes, ni lo hará después comercialmente. Tampoco se anuncia en Barcelona. Es una película que apenas existe. Quizás resulta mala, un título de relleno para sesiones dobles que sus responsables se han sacado de la manga apresuradamente, un repudio por parte de los mismos. Este destino, estrenarse en Bilbao, en el cine Buenos Aires, tal vez se deba a que es realmente una película cualquiera. Pero no, El mundo sigue no es una película cualquiera, sino todo lo contrario. Y por ello, por resultar de veras excepcional, y excepcional en varios sentidos de la palabra, conoce esta llegada tan marginal al público. Es un film silenciado. Velado. Lo terminaron y no se vio. Hasta el día de hoy.

Medio siglo exacto después, también un 10 de julio, se (re)estrena una de las obras mayores de uno de los directores más grandes de nuestro cine. Sale de la clandestinidad, podría decirse, tras cincuenta años durante los cuales quienes participaron no se han olvidado de ella y han lamentado sus avatares. Cincuenta años de una referencia con aura mítica alrededor, gracias al boca a boca de quienes han tenido la suerte de ir viéndola en filmotecas y cineclubs, o por otros medios (se dice que una vez se emitió por televisión), convirtiendo los entusiasmos en reivindicaciones por parte de cineastas y críticos, como la que ha hecho Fernando Trueba desde que la conoció, e incredulidad ante la falta de reedición en dvd, ante los escasos señalamientos respecto a su existencia. Estamos ante una de las películas más singulares de la cinematografía española: antes no se había rodada nada similar, después tampoco y, ay, la práctica invisibilidad hizo que no haya pasado al canon de las imprescindibles.

Las causas por las cuales El mundo sigue sufrió una suerte tal saltan a las cara como una bofetada al ver tan solo cualquier fragmento. Evidentísimo porqué esta historia madrileña, estrictamente contemporánea, que retrata las dificultades de una familia de normal condición, transcurre al natural en un barrio del centro y cuenta la rivalidad feroz entre dos hermanas, sin velar en ninguno de los casos las miserias del clima social que vivían los españoles, no tenía la conformidad del régimen y sobrepasaba los parámetros.

Gemma_Cuervo_3

Reconstruir el proceso de la producción ayuda a entender las dificultades que vivió Fernán Gomez para sacar adelante el que fue hasta la fecha su proyecto con mayores ambiciones, y el destino que tuvo al final. La lectura de la novela homónima en la que se basa, escrita por Juan Antonio de Zunzunegui, le anima a preparar una adaptación que pagaría, incluso, de su propio bolsillo. El guion no pasa la censura. Al poco hay un golpe de fortuna: cambios ministeriales y José María García Escudero regresa a la Dirección General de Cinematografía. El guion se admite siempre y cuando se suavicen los diálogos. Vale. La trampa se tiende más tarde: teniendo en cuenta el sistema de subvenciones, donde los baremos evaluaban hacia bajo desde una categoría A, llamada de Interés Especial y que entrañaba concederle a la película la mitad del presupuesto, El mundo sigue recibe la categoría C. Significa que no recibirá un duro. La consecuencia repercute más allá de las dificultades de rodaje. Afecta a la distribución a película finalizada. 1963. Las distribuidoras no se atreven con un título que no posee marchamo de interés según el Ministerio. Dos años después se encarga una pequeña compañía bilbaína. Como ya sabemos, un estreno de sesión doble. Y un infortunio último: la distribuidora quiebra al poco, las pocas copias desaparecen.

La injusticia se repara ahora y constituye un acontecimiento cultural la difusión de este trabajo maldito. Un film mayúsculo, en definitiva, que ha sido devuelto al lugar que fue desterrado por la dictadura y la inercia: regresa a la sala, va al encuentro de los espectadores de a pie, gracias a la excelente labor de restauración emprendida por Juan Estelrich (hijo de Juan Estelrich, el productor de la película) y al apoyo que dispensa la distribuidora A CONTRACORRIENTE FILMS. Ahora solo falta verla, perturbarse por las bajezas y tristuras que inundan la pantalla, admirar sus excelencias, las capacidades de un realizador de raza y a la contra. Aquí van ocho razones para celebrar El mundo sigue, ocho de sus claves:

(uno) Es una reivindicación del Fernando Fernán Gómez director:

Faceta pareja a la de actor. El gran Jesús Franco no tenía dudas al respecto y lo colocaba por encima de todos –predecesores, coetáneos, venideros – a excepción de Buñuel. La cadencia que imprime en determinadas secuencias  (la llegada de la madre desde la compra al inicio, la secuencia del robo), los apuntes en off, los flashbacks, las secuencias en paralelo, los montajes como la prodigiosa subida por las escaleras de un personaje repasando su pasado, etc… Estamos ante un genuino creador cinematográfico.

(dos) La habilidad narrativa del Fernán Gomez guionista:

También juega con la estructura narrativa, intentado amalgamar dentro de un mismo flujo los episodios grandes y los pequeños, los protagonistas y secundarios. Sin marcar la fórmula de la película a episodios, ni una linealidad tipo.

(tres) La modernidad al desplegar las posibilidades del melodrama como vehículo artístico:

Lo que define a Fassbinder, Almodóvar, muchos asiáticos u otros,  hecho años atrás.

(cuatro) El trabajo de sus actores:

Secundarios como Agustín González que son fuera de serie. Equilibrio entre veteranos y jóvenes en el oficio. Y dos actrices protagonistas, Lina Canalejas y Gemma Cuervo, fantásticas, merecedoras de todos los aplausos.

(cinco) Por la radiografía de la situación de la mujer durante los sesenta:

Estudio único de la condición femenina de la española en una época atroz. Machismo, acoso y derribo, violencia dentro de cualquier ámbito. Psicosexualidad social para el abuso. Un simple paseo por la acera se vuelve experiencia traumática, el jefe de tu marido te quiere follar por ser el jefe de tu marido. Qué país terrorífico.

(seis) Una película ferozmente política cuando la política era solo una, grande y libre:

Por lo anterior y por el relato sin ambages de una España que aparece, ni más ni menos, como la que tenían los españoles. Lo que había. Las bajezas y la podredumbre permean cualquier ámbito

(siete) Un documento impagable de la ciudad de Madrid:

Pocas veces nuestro cine habrá captado las calles de la capital, los barrios de Chueca y Malasaña, con tanta viveza y sensación de realidad. Las técnicas neorrealistas de hacer coincidir documentalismo y rodaje al aire libre llevadas a la perfección.

(ocho) El (re)estreno es un auténtico acto de justicia y de memoria histórica fílmica:

Hacia nuestro cine y hacia quienes lo hacían durante los años de Franco.  Y hacia el autor, un Fernán Gómez del cual ya se había rehabilitado El extraño viaje, otra obra clave que vivió una suerte similar. Faltaba esta. Y flota una pregunta: ¿quedan otras?


el_mundo_sigue_17 (1280x720)


el_mundo_sigue_POSTER (716x1024)EL MUNDO SIGUE

Dirección: Fernando Fernán Gomez

Intérpretes: Lina Canalejas, Gemma Cuervo, Fernando Fernán Gomez, Milagros Leal, Jacinto San Emetrio, Agustín González. Fernando Guillén.

Género: melodrama. España, 1963

                                                                            Duración: 121 minutos


 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s