¿Reclamo o talento?


Mucho más desolador que asistir a la presunta decadencia de un director en otro tiempo laureado, con su nombre entre los grandes del cine independiente, es comprobar la pereza con la que buena parte de la crítica parece ahora querer abordar esta última etapa de su filmografía, como si existiera un consenso pactado de que nada de Atom Egoyan merece ya ningún interés y el rumbo tomado por el cineasta en sus últimas películas hubiera que verlo como una claudicación, y no como un cambio de códigos que obligue a afrontar el problema desde otra perspectiva.

Contra la opinión mayoritaria, el autor de estas líneas no le puso muchos reparos a Condenados (2013), el anterior trabajo del armenio afincado en Canadá, y, aunque es verdad que le ha interesado menos, tampoco se los pone ahora a Cautivos, decente entrega de suspense que quizá se encuentre perjudicada, básicamente, por su minimalismo: con grandes thrillers de desapariciones/secuestros en la memoria reciente, como Prisioneros (2013, Denis Villeneuve) o Perdida (2014, David Fincher), de pronto una película de igual temática que deliberadamente asume un perfil bajo y renuncia al espectáculo tiene todas las papeletas para ser entendida como del montón. Sin embargo, la realidad es que Cautivos tiene poco de rutinaria; de hecho, es bastante, bastante rarita.

Esa antes mencionada necesidad de cambiar de posición para afrontar los nuevos problemas planteados por Egoyan adquiere perfecta materialidad en la fórmula narrativa adoptada aquí: el relato se fragmenta a la manera de un puzzle, con continuos saltos temporales entre los ocho años a través de los que se extiende la desaparición de la joven Cassandra, obligando al espectador a esforzarse en retener datos, a observar al milímetro y también a reformular su percepción de los acontecimientos. La decisión más radical no es esta, sino la de revelar la identidad del villano desde el principio, lo que viene a implicar que la película, sí, asume los mimbres de estilo del whodunit, pero a la vez, de manera aparentemente contradictoria, rechaza de plano todo misterio. La vuelta en varias ocasiones sobre un diálogo entre la niña y su padre (fantástico Ryan Reynolds, por cierto), cuando él le dice que ella y su compañero de patinaje tienen que destacar por su talento y no por el reclamo de llevar un patín de diferente color, posee un propósito claro, y es que Egoyan está pidiendo de manera explícita al espectador que reflexione sobre lo que está viendo y la manera en que se lo está presentando. ¿Era todo un simple reclamo formal, o tenía un sentido?

Es mediante esta apelación a la mirada como nos damos cuenta de la precisión en la puesta en escena (incluyendo interpretaciones) del director, que, eliminado casi todo suspense, busca poner el acento en la actitud de sus personajes, para reflejar su evolución y el deterioro psicológico al que les somete su enfrentamiento con los auténticos hombres del saco. La gran pega es que estos personajes, en el empeño de integrarlos en un ecosistema gélido y no entrar nunca a definirlos, no llegan a interesarnos apenas, de manera que la filigrana acaba sirviendo mejor a la estrategia narrativa que al fondo. Tampoco hay una reflexión sobre esa maldad que la película recoge (ni la más mínima voluntad de hacerlo: ahí está Kevin Durand en su declinación más flamboyant para informarnos). Con todo, y admitiendo que Atom Egoyan seguramente no se encuentre en su mejor momento, Cautivos merece salvarse de la quema por ser todo lo contrario a un trabajo automático: su pulso narrativo y su búsqueda de riesgos son cualidades que ya quisieran para sí muchos directores peores y que, oficialmente, no están en decadencia.


unnamed (1)


Cartel CAUTIVOS

 

CAUTIVOS

Dirección: Atom Egoyan.

Intérpretes: Ryan Reynolds, Rosario Dawson, Scott Speedman, Mireille Enos, Kevin Durand.

Género: drama. Canadá, 2014.

Duración: 112 minutos


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.