Entrevista con el director de Durante la tormenta

Anaís Berdié


Antes de posar para la foto, Oriol Paulo (1975) se despeina un poco el flequillo, ya de por sí rebelde. Una pequeña concesión al descuido, diametralmente opuesta a la forma de contar historias de este director y guionista, que mide cada detalle de sus películas al milímetro. Responsable de El cuerpo y Contratiempo, dos cintas de misterio con vocación de novela a lo Agatha Christie, Paulo vuelve a los cines con Durante la tormenta, una película sobre universos paralelos que, paradójicamente, se presenta como la más probable hasta ahora de sus historias.

 

Durante la tormenta es tu tercer trabajo como director y quizá el más introspectivo. ¿Es tu película más personal?

Sí. Yo creo que Durante la tormenta sigue un poco la estela de El Cuerpo y de Contratiempo en cuanto a reto al espectador, pero incorpora un elemento nuevo en mi filmografía que es el elemento emocional. Nace de algo más íntimo: hace unos años a mí se me planteó la opción de ser padre, en ese momento decidí no serlo. Y a partir de ahí empiezo a pensar un poco en la decisión que he tomado, en la vida que tengo, la que podría tener… Y dándole vueltas a todo esto surge el personaje de Vera, el de Adriana Ugarte.

¿Te ha hecho replantearte algo todo este proceso?

A mí sí y creo que a Adriana Ugarte también. Ha sido un viaje muy bonito. Nunca había entrado en un territorio tan íntimo y tan delicado y el trabajo con Adriana fue un poco así, de contarle de dónde venía la historia, de abrirme mucho… Yo, en broma, le decía: «Adriana, tú eres yo en esta película».

¿Cómo ha sido trabajar con una actriz que vive sus papeles tan intensamente y que además propone mucho a sus directores?

No se planteó nada de casting hasta que supimos qué decía Adriana Ugarte. Yo quería que fuera una actriz muy emocional, muy visceral, muy empática, porque creo que el espectador tiene que empatizar muchísimo con ella. Y luego el trabajo con ella ha sido fantástico. Por ejemplo, al hablar de emociones sí que he abierto un poco el terreno a la improvisación en algunos momentos de los ensayos para encontrar cosas bonitas entre la relación de los personajes, especialmente entre Adriana y Álvaro Morte.

Durante la tormenta (4).jpg

Durante la tormenta comparte unas marcas de estilo con las anteriores: la estructura desordenada, el uso de los flashbacks, la existencia de caras ocultas en los personajes, la sorpresa final… ¿Son elementos que buscas premeditadamente a la hora de contar una historia?

A mí me gusta mucho recrear una sensación que yo tenía de niño, tanto siendo lector como espectador. Cuando era lector me gustaba mucho la sensación de ir pasando páginas y no poder parar hasta llegar al final del libro; y con las películas me gustaba cuando me retaban a algo. Y de alguna manera yo creo que busco un poco eso en mis películas. Que el espectador no se siente en la butaca pasivamente a ver qué le cuentan, sino que desde el minuto uno le obligues a estar atento y a intentar captar las pistas que vas dejando durante el metraje. Me gusta mucho jugar con la estructura, yo vengo del guión y creo que el secreto del guión está en la estructura. Mi top ten son películas de estructura y es algo que llevo en la sangre y que me gusta hacer.

Una frase de Durante la tormenta podría definir esto: «Los detalles son importantes». Incluso creo que se repite en otra de tus películas.

Esta frase no estaba en el guión. Pero yo en esta película quise hacer como un pequeño homenaje humilde a mis otras dos películas a nivel de incorporar a Belén Rueda y a Ana Wagener en pequeños papeles. Ana Wagener interpreta a una inspectora de policía y hubo un momento en el que me propuso decir esta frase porque es una frase que ella decía en Contratiempo. Es un guiño suyo a los espectadores.

También temáticamente hay conflictos a los que vuelves: los secretos, las infidelidades, los accidentes que pueden cambiar la vida. ¿Son temas que te preocupan o que simplemente funcionan bien como detonantes de la acción?

Es algo que siempre me ha preocupado y son excusas dramáticas también para escarbar un poco en la naturaleza de los personajes. Pero sí que en esta película creo que se trasciende el misterio. Todo lo que había en las otras se eleva un poco más porque creo que se está apelando a una serie de emociones que el espectador va a reconocer seguro. Creo que emocionalmente obligará al espectador a pensar: «Y yo, ¿qué hubiera hecho?». Creo que es otro elemento que en mis dos otras películas no estaba, pero porque jugaban al cine de detectives.

También ésta es más coral que las anteriores y con un reto técnico importante y es que los personajes viven en dos líneas temporales paralelas. ¿Ha sido más complicado de lo que pensabas?

Sí, ha sido más complicado de lo que pensaba. Tomamos la decisión de no utilizar ningún tipo de látex u otra cosa que pudiera sacar al espectador de la narración. Entonces ha habido un trabajo de caracterización muy importante pero que nos ha dificultado muchísimo el plan de rodaje, porque hay muchos actores que salen desdoblados en dos tiempos, en el ochenta y nueve y en el presente. Y no solo los actores sino también los decorados, porque hay algunos que están duplicados en el tiempo.

Mantener la tormenta durante todo el metraje habrá sido otra de las grandes dificultades. ¿Cómo os afectó al rodaje?

Nos afectó bastante. La tormenta se emplea como elemento fantástico que va a conectar dos tiempos, que va a permitir que el personaje de Adriana pueda conectarse con el pasado. Pero queríamos que fuera como una metáfora de la tormenta que lleva cada personaje dentro así que tenía que estar muy presente. La gestión de los días soleados ha sido complicada, porque nos ha condicionado mucho la manera de rodar: empezar a rodar los planos más abiertos a primerísima hora de la mañana, que todavía no había sol; dejarte los planos más abiertos que te quedan para final de la jornada, que se habrá ido el sol, y entre medias una lucha constante de tapar el sol por todos lados porque queríamos que el espectador se sintiera en las pieles de los personajes durante la tormenta.

Ahora que diriges tus propias historias, ¿piensas en las complicaciones que tendrá la producción mientras escribes el guión o intentas que esto no te afecte?

Cuando yo me planteo las historias intento no pensar en las dificultades que me voy a encontrar. Intento pensar qué me apetece contar y cómo me apetece contarlo. Y una vez ya lo tengo y la producción se pone en marcha entonces ya veo si hay algo que no puedo asumir de determinada manera, cómo hacer que sea posible.

¿Pesó el éxito que tuvo tu anterior película, Contratiempo, que por ejemplo fue muy taquillera en China, a la hora de afrontar ésta?

Me pilló a un mes de empezar la preproducción de esta película, con lo cual no cambió nada respecto a mis planes. Lo único que cambia es que ahora, aunque yo no quiera, todo el mundo me pregunta por China. Entonces, aunque yo no me quiera sentir presionado, sí que hay algo de «bueno, vale, ¿qué va a pasar con Durante la tormenta en China?».

¿Qué crees que es lo que atrapa a los espectadores de allí de tus historias?

Hablando con los espectadores chinos de lo que sí me dí cuenta es de que son muy activos. Entonces mis películas demandan, como te decía, que seas parte activa del visionado, que seas un poco detective, entre comillas. Y los chinos esto lo tienen. Y además que la gente disfruta mucho yendo al cine.

Alguna vez has dicho que utilizas el género como envoltorio, ¿te consideras un director de cine de género o vas a ir por otro camino en tu próximo trabajo?

Ahora mismo la sensación que tengo es que esta película es un punto y aparte en mi carrera. Creo que El cuerpo, Contratiempo y Durante la tormenta son películas que cada una crece más respecto a la anterior. Sí que es verdad que tengo la necesidad como director de explorar otros territorios, sin renunciar a mi estilo, pero abriendo un poco mi saco de inquietudes hacia otros lados. Ahora mismo tengo dos historias planteadas, todavía no sé por cuál me voy a decidir, y ambas suponen un pequeño cambio de registro.


Durante la tormenta (3).jpg


Fotografías: Warner Bros. Fotografía de cabecera: Anaís Berdié


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.