Perros de Hollywood

Santiago Alonso 


Hace pocas semanas la cartelera veraniega nos trajo Alfa, una de aventuras prehistóricas y excesos digitales para público juvenil que establecía un posible relato acerca de los albores de la relación entre hombres y perros, cuando se produjo el acercamiento de los primeros a los lobos, y viceversa. Desde entonces, como bien dejó escrito Gerald Durrell, con los perros «hemos creado al amigo de las mil funciones». También, por qué no, la de peculiares intérpretes en películas. Nos lo contaba P. G. Wodehouse en Ha ido mal, un cuentecillo humorístico donde el narrador entablaba amistad con un salado bull terrier que perdía su encanto cuando, tiempo después, lo contrataba un estudio y se convertía en estrella del celuloide. Así comenzaba: «Hollywood es buen sitio para los perros. Al menos cuando digo Hollywood, quiero decir Beverly Hills […] Cada casa tiene delante su césped que se extiende sin vallas hasta el pavimento, y en cada uno de esos céspedes hay un perro. Y cuando pasas, cada uno de esos perros baja hasta el borde del césped y charla contigo» (traducción de Javier Alfaya).

En I Love Dogs no hay perros que hablan, ni mucho menos cualquier intención mordaz similar a la del escritor británico, pero sí, en cambio, un escenario de idílica postal angelina en la que se dan cita una serie de relatos cruzados protagonizados no tanto por perros, sino por los humanos que los acompañan. He aquí precisamente la cuestión que condiciona para mal toda la cinta: aunque los animales activan todas las premisas argumentales y se hable mucho sobre ellos, al final acaban reducidos a meras comparsas dentro de unos conflictos cómicos o emotivos demasiado simples, casi como meros esbozos y siempre concernientes, en última instancia, a los seres que caminan a dos patas. La película no aprovecha ninguna de las variadas posibilidades que se nos ocurriría tras leer la sinopsis, ni siquiera dentro de los registros de comedia romántica o amable, y nos deja, ya que estamos, con las ganas de ver más en acción a los actores caninos. Y de no verlos tanto en plan estampita. La presencia en plano del chihuahua que va a todas partes con un pequeño casco sobre la cabeza vale por casi todo el resto.



I LOVE DOGS

Dirección: Ken Marino.

Intérpretes: Nina Dovred, Finn Wolfhard, Vanessa Hudgens, Eva Longoria.

Género: comedia. Estados Unidos, 2018.

Duración: 113 minutos.

 


 

1 Comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.