Yago Paris


Bean es una mujer que quema sus días entre borracheras, partidas de póquer y ligues de una noche. Ella vive rápido, de manera intensa, sin pensar en las consecuencias de sus actos, y lo hace porque su verdadero objetivo es escapar de la realidad que la rodea. La descripción podría cuadrar con un modelo de personaje muy común en la ficción, el de aquella persona de mediana edad que afronta la madurez en plena crisis existencial y está sumida en un mar de problemas que la asfixian. Bean, sin embargo, es apenas una adolescente, pero su comportamiento casa con el arquetipo descrito por un detalle que condiciona toda su vida: es la hija del rey Zøg, quien gobierna el reino de Dreamland. Al pertenecer a la realeza, en su vida no hay verdaderas preocupaciones ni responsabilidades, lo que, lejos de proporcionarle una vida plácida, la sume en el desasosiego. En el fondo, (Des)encanto, la nueva serie de animación de Matt Groening (Los Simpson, Futurama), que ha estrenado la plataforma Netflix, guarda una estrecha relación con el cine de Sofia Coppola, quien aborda el hastío existencial que puede aparecer cuando se crece en una familia adinerada y no hay que luchar por conseguir absolutamente nada.

Aunque temáticamente se encuentra en las antípodas del cine de la hija de Francis Ford Coppola, (Des)encanto realiza un estudio muy similar al que hace esa directora de sus personajes protagonistas. La princesa Bean tiene recursos para vivir cómodamente y alcanzar todo lo que se proponga, pero dicha situación es la que provoca su crisis existencial. Sin retos por delante, sin la necesidad de esforzarse para lograr nada, cuando todo se consigue con chascar los dedos, el resultado puede ser el hastío. El retrato de la protagonista es una de las claves que explican el ostensible cambio que Groening ha dado con respecto a su buque insignia, Los Simpsons, la mítica serie que aborda el día a día de una típica familia estadounidense. En la serie de Netflix el autor propone un universo más oscuro, en el que la presencia de conflictos asociados al mundo adulto es mayor. A fin de cuentas, Dreamland está poblada por personajes infelices que se encuentran fuera de lugar y no saben cómo cambiar sus destinos, ya sea una princesa que no está hecha para la vida de palacio, puesto que lo que ella quiere es ser guerrera y vivir aventuras; un rey que vive compungido ante la prematura muerte de su esposa; o un elfo que habita un mundo tan lleno de felicidad que se siente vacío porque, literalmente, quiere conocer a gente que sea miserable.

La comedia, por supuesto, es una constante. El tono humorístico vertebra el relato, pero ya no es el protagonista. Aunque funciona como motor con el que desarrollar cada situación, el número de gags totales es notoriamente inferior si se compara con sus creaciones previas, siendo en muchos casos relegados a meras anotaciones a pie de página que suceden en el fondo del escenario, o pequeñas digresiones narrativas que no aportan nada al desarrollo de la trama y que están ahí por el simple goce de crear un gag. Con el habitual trazo característico de los personajes de Matt Groening, la primera tanda de diez episodios de (Des)encanto presenta varios mundos en los que aparecen infinidad de personajes mágicos a partir de los que se juega con los tópicos de la fantasía medieval. Si la solvencia de su animación se hermana con la fuerza de sus personajes para crear una serie competente, es un detalle ajeno a la propia producción el que revela la verdadera necesidad de una obra como esta: ante el aluvión de críticas negativas que ha recibido (Des)encanto, la mayoría de las cuales se deben a que no se parece a las anteriores creaciones de Groening, la serie se convierte en una suerte de espejo que obliga al público a enfrentarse a sí mismo, revelando lo peligroso que es aproximarse a una obra basando la experiencia en las expectativas previas.


desencanto-2


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.