Hacia Belén va un burro

Jaime Lorite


En 2012, el papa Benedicto XVI sacudió el mundo cristiano con su libro La infancia de Jesús (Ed. Planeta), donde desmentía rotundamente que hubiera habido “animales” de ningún tipo –en referencia al buey y la mula de los belenes– presentes durante el nacimiento de Cristo. La película infantil Se armó el belén no da acuse de recibo de esa sorprendente actualización vaticana y plantea, de nuevo, la conocida historia del embarazo milagroso de la Virgen María y la concepción del hijo de Dios desde la inusual perspectiva de un burro, apodado por la Madre del Señor, en esta versión libre de los Evangelios, con el nombre de Bo. No es la única modificación respecto al relato oficial, puesto que, si bien hasta ahora se consideraba que el Altísimo solo había intervenido dos veces en el mundo material durante la vida de Jesús (a saber, la concepción y la resurrección), la aventura animada que nos ocupa propone una tercera: la aparición del Espíritu Santo para reunir a un ejército de ovejas y hacerlas combatir contra los perros de Herodes.

Coproducida por la ultracatólica Walden Media, responsable de las películas de Las crónicas de Narnia, Se armó el belén es el primer trabajo de Sony realizado a través de la canadiense Cinesite Studios, que inaugura su departamento de animación con este trabajo. Bastante inferior a la factura de otros títulos del gigante estadounidense, como Lluvia de albóndigas u Hotel Transilvania, el trabajo tiene más bien el aspecto de un encargo poco ilusionante con vistas a explotar su rentabilidad de cara a un segmento de población limitado, más pequeño que el que pudiera tener la ambiciosa El príncipe de Egipto (Simon Wells, Steve Hickner y Brenda Chapman, 1998), donde se aglutinaba al público judío. No obstante, la papeleta no está resuelta de manera desastrosa por el director debutante Timothy Reckhart y su equipo: con toda probabilidad, “carisma” no sea la palabra más apropiada para definir lo que ocurre en pantalla durante los noventa minutos de duración de esta película navideña, pero definitivamente hay un claro magnetismo resultante de la mezcla entre lo disparatado del concepto, una cierta inconsciencia y el impacto de estar viendo algo muy tontorrón con personajes (María, José, Herodes) asociados a tonos bastante más solemnes. Además de un gran valor añadido en la versión española: el pletórico doblaje castellano, que convierte a uno de los camellos de los Reyes Magos en cubano y a otra en gallega. Importantísimo resaltar que este último personaje se refiere a Sus Majestades de Oriente como “los maguiños”.

En el clásico protagonizado por Paco Martínez Soria y titulado igualmente –aunque con exclamaciones– ¡Se armó el belén! (José Luis Sáenz de Heredia, 1970), un cura veterano trataba de crear nuevos fieles en un barrio rebelde de Madrid imitando el estilo de un joven sacerdote, más cortado por el nuevo patrón del Concilio Vaticano II. La nueva Se armó el belén intenta hacer algo no muy distinto contando para los más pequeños el comienzo del Nuevo Testamento, pero una cierta sensación de extrañeza (como ocurría con el párroco interpretado por Martínez Soria) es lo que domina el ambiente: resulta desconcertante encontrarse ahora una de las narraciones primigenias de la humanidad ajustada, de pronto, al molde de una secuela de Colegas en el bosque. La película, por suerte, no es muy cargante en el aspecto religioso ni da nunca la impresión de ser la obra de un grupo de fanáticos en plena misión divina. En su lugar, prima un notable sentido de la diversión, con un generoso repertorio de gags –más efectivos por acumulación que por inspiración– y la esforzada construcción de un amplio reparto animal, suficientemente bien definido para imponerse a la pobreza de sus diseños. Está por ver, no obstante, que esta versión animada del nacimiento de Jesús vaya a salvar muchas almas o, por el contrario, condenar unas cuantas más por las chanzas que puedan provocar escenas como la hilarante revelación del embarazo de María a José.


searmoelbelen


null

 

SE ARMÓ EL BELÉN (The Star)

Dirección: Timothy Reckhart.

Guion: Carlos Kotkin, Simon Moore y Tom Sheridan.

Género: animación. Estados Unidos, 2017.

Duración: 86 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.