A golpe de pincel


Las figuras olvidadas de la historia siempre son buena carne de biopic. Y más si son mujeres, dado que, habitualmente, su olvido es fruto de la discriminación de género. La escultora francesa Camille Claudel – Camille Claudel 1915 (Bruno Dumont, 2013)- y la pintora estadounidense Margaret Keane –Big Eyes (Tim Burton, 2014)- han sido protagonistas recientes en el cine, y ahora es el turno de una de las pioneras del expresionismo pictórico alemán. Una mujer con nombre propio en el título de esta película de Christian Schwochow, en el que se dibuja la historia de una artista de vida breve, pero herencia impagable.

Paula es Paula Becker, una joven de clase acomodada que defrauda las expectativas de su familia porque convierte su pasión en su oficio. La pintura es para ella un medio de expresión de su propia subjetividad, algo que le traerá problemas en la colonia de artistas donde reside, en la que lo más importante es retratar la realidad tal y como es: la pintura como espejo de la vida, sin miradas ni intermediarios. La rebeldía de esta artista alemana, que más tarde abandonaría el lugar y a su marido para instalarse en París, resplandece en la mirada astuta e implacable de Carla Juri. La actriz alemana canaliza esta fuerza en un personaje que combina la fragilidad con la determinación, en una vida de ilusiones limitada por las barreras económicas y su condición femenina. Ahora bien, el interés por la obra de Becker, como la de Claudel o Keane, va más allá de la perspectiva de género: su trabajo es un regalo a la historia del arte, especialmente los autorretratos de su desnudez que pintó, espejo en mano, en aquel cuchitril solitario parisino donde pudo madurar como artista.

Schwochow no toma riesgos innecesarios y construye un biopic clásico donde los haya, con algún despunte ocasional de grandeza – por ejemplo, el desencajado y significativo plano final de la protagonista. Aun así, parece haber una tesis clara sobrevolando el ambiente, añadiendo complejidad al relato, y que va más allá de la trama o sus personajes: el arte es algo subjetivo, libre y personalísimo. Si no, sólo es esa imitación de la realidad que con tanto ahínco se empeñaban en enseñarle a Paula. Lo curioso llega cuando contraponemos esta acertada tesis con el devenir de la película, y nos encontramos con un film de corte clásico, sin sorpresas formales ni alteraciones de la linealidad narrativa. No hay siquiera un juego formal con los célebres (y violentos) brochazos de la artista. El film es pulcro, sí; eficaz, sin duda. Y sin embargo, es difícil encontrar un destello general de personalidad. Así, su propia tesis se convierte, paradójicamente, en su principal carencia.


paula_key_4_copyright_pandora_film_martin_menke_3751


cartel_paula_espan_ol_1378

 

PAULA

Dirección: Christian Schwochow

Intérpretes: Carla Juri, Roxanne Duran, Albrecht Schuch.

Género: drama, biopic. Alemania, 2016

Duración: 123 minutos

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s