El secreto que surgió del deshielo


En torno a la obsesión por el personaje ausente se construye Rebeca (Alfred Hitchcock, 1940). Su ausencia inunda la mansión en la que se desarrolla el relato, y es aquí donde el autor inglés saca a relucir su talento narrativo para obsesionar al personaje de Joan Fontaine tanto como al público. La nueva señora De Winter no tiene una competidora física, y, sin embargo, se siente amenazada y en desventaja en todo momento. Su incapacidad para vencer a la fuerza del recuerdo la hace diminuta, la ahoga en los ambientes hogareños impregnados de la esencia de Rebeca y pone en entredicho el lazo que la une a su marido, Maxim De Winter –Laurence Olivier–.

Al poder del personaje ausente y a la potencia del recuerdo se suma el casi medio siglo de relación que han compartido Kate –Charlotte Rampling– y Geoff –Tom Courtenay–. 45 años (Andrew Haigh, 2015) es un drama inglés que sobre un longevo matrimonio que prepara la celebración de este número de años que lleva unido. Un espacio de tiempo que aparentemente habla por sí solo acerca de la fortaleza del amor y el conocimiento mutuo. Sin embargo, una pareja que existe como trío sentimental ya desde antes del casamiento, aunque sólo una de las partes del mismo sea consciente de la situación. Kate siempre ha sabido de la existencia de Katya, pero desconoce que la similitud de sus nombres es igual a la de sus roles. Muerta desde antes del inicio del fragmento de historia que cubre esta película, Katya ha vivido con ellos como una especie de fantasma, cuyo poder crece cuanta más atención se le preste, atormentando al personaje de Rampling desde que este descubre que siempre ha sido el segundo plato.

Construida en torno a conversaciones, silencios y ambientes gélidos, 45 años podría recordar al Ingmar Bergman de Secretos de un matrimonio (1973) o Saraband (2003), y en cierta manera son estilos hermanados en su desarrollo, no tanto en su esencia. Si bien ambos cines afrontan dilemas acerca del amor, la existencia y el concepto de pareja, la obra de Andrew Haigh lo hace desde una perspectiva más terrenal. Los ambientes son más sosegados, la trascendencia espiritual es menor y la comicidad está presente en cuidados y muy específicos momentos. Haigh aspira a ser Bergman en la exposición del relato y cumple con creces. A la cinta no le sobra ni un plano, y es más lo que se cuenta en los silencios. Las palabras pasan a un segundo plano, más como hilo conductor de la interacción que como conexión humana. La unión se convierte en relativa y, ante todo, subjetiva. Haigh adapta el relato corto de David Constantine In another Country y toma el relevo de Yorgos Lanthimos y su reciente Langosta (2015) para desmontar el concepto de pareja, al mostrarlo como una idea débil, a merced del otro 50% que conforma la relación. Los cimientos de una vida se tambalean y amenazan con derruirse, pero finalmente no ocurre nada. Y no lo hace porque, simplemente, esos pilares nunca existieron.


45_AÑOS_agatha_a._nitecka_DSF0783.jpg_cmyk


45AN-OS-cartel400px


45 AÑOS

Director: Andrew Haigh

Guion: Andrew Haigh

Intérpretes: Charlotte Rampling, Tom Courtenay, Geraldine James, Dolly Wells, David Sibley

Género: Drama. 2015, Reino Unido

Duración: 93 minutos


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.