Imaginario en formaldehído


Prácticamente desde sus comienzos, a Matteo Garrone le ha gustado jugar al despiste: a sus dramas oscuros (con algún tinte noir) El taxidermista (2002) y Primer amor (2003) los seguiría el giro al realismo de su desmitificador retrato de la mafia italiana Gomorra (2008), título exitoso hasta convertirse en una losa y obligarlo a un radical cambio de registro, la comedia, en su extraordinaria Reality (2012). Cuando podíamos empezar a pensar que quizá todo era parte de un complejo estudio sobre la sociedad del siglo XXI, Garrone se ha apresurado a desinflar esta idea mediante su primera incursión en el fantástico con El cuento de los cuentos, inspirada en la colección del napolitano Giambattista Basile que aquí conocimos como El Pentamerón (1634–36).

Orientada a un público más extenso que el de sus otras películas, sin ser tampoco un producto infantil (o no, desde luego, del canon Disney), El cuento de los cuentos es a su vez uno de los trabajos más crípticos a nivel autoral del cineasta, puesto que los motivos que le han llevado a atreverse con el proyecto no resultan muy claros. Evidentemente, Garrone no es ningún mercenario, y si alguien lo pensaba cuando lo contrató, se habrá encontrado un problema. Cualquier sospecha de proceso de producción tortuoso también se disipa cuando el director afirma que tiene listos cuatro guiones más ambientados en este universo y que quiere, por otro lado, desarrollar una serie de televisión. Así las cosas, es posible que El cuento de los cuentos sea una película tan aplastantemente honesta que cueste aceptarlo: con la crudeza original de los cuentos de antaño, aquellos que se escribían no para divertir a los niños sino para disuadirlos de salir de casa, Garrone levanta una película extraña y fascinante, determinada por su voluntad de comprimir la maravilla y el espectáculo a una escala casi intimista.

Una reina que debe comerse el corazón de un monstruo marino para poder engendrar, un rey más centrado en la crianza de una pulga mascota que en la de su hija, y una anciana que esconde su aspecto de los ojos de otro vicioso rey al saberse incapaz de satisfacer las expectativas sexuales que su dulce voz ha generado en el monarca son las piezas que vertebran este cuento de hadas sorprendentemente quintaesencial, aunque sus conflictos sean lo suficientemente universales para poder dialogar con el presente sin revisiones ni cuestionamientos. Con una bella paleta de colores, Garrone captura el imaginario de Basile sin aparente mayor intención que la de celebrarlo, y el resultado es una película grotesca y alegre de serlo, entretenida de principio a fin por lo alucinado del transcurso, pero en la que se echa en falta algo más de ambición por parte del director romano, que no logra dejar ningún hallazgo de caligrafía verdaderamente reseñable. 


mg_0021_2244


cuento_de_los_cuentos_3904EL CUENTO DE LOS CUENTOS

Director: Matteo Garrone

Guion: Matteo Garrone, Edouardo Albinati, Ugo Chiti y Massimo Gaudioso

Intérpretes: Salma Hayek, Vincent Cassel, Toby Jones, Alba Rohrwacher, Bebe Cave, Shirley Henderson, John C. Reilly

Género: fantástico. 2015, Italia

Duración: 125 minutos

 


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s