Negociación y tragicomedia

Santiago Alonso 


Negociador contiene elementos que podrían pertenecer a varias clases de películas. En primer lugar, parece un thriller político o, incluso, un relato de espionaje, debiado a una serie de elementos: los encuentros en sitios apartados, las cautelas bajo los temores y los secretos, etc. También tiene una fotografía apagada, grisácea de principio a fin, y se caracteriza por una concepción absolutamente minimalista que es fácil identificar con las historias tristes sobre perdedores y vidas que se ven impregnadas de melancolía.La puesta en escena es seca, bastante más agria que dulce, y el patetismo funciona como el principal factor humano del protagonista. Todos esos elementos están, pero son medios y no finalidades, pues este relato libre en torno al ciclo de negociaciones entre el socialista Jesús Eguiguren y los representantes de ETA Josu Ternera y Francisco Javier López Peña, alias «Thierry», es antes que nada una tragicomedia, pensada y cuidada en los más mínimos detalles, sobre el conflicto vasco y la obsesión por tratar una herida que provocaba un dolor continuo hasta hace muy escasos años.

Como espectadores debemos estar de enhorabuena, porque Borja Coreaga ha conseguido en su tercer largo como director hablar de cuestiones sobre las que hay que hablar, contando sucesos que hay que conocer, pero apenas aparecen en nuestras pantallas. Además, lo hace empleando la herramienta de la comedia, un terreno que permite amplitud de variantes y posibilidades. Coreaga se ha propuesto un tono —ahí están el humor dramático sobre cosas que no tienen maldita la gracia, la falta de solemnidad con la que cualquiera se identifica, el citado minimalismo y se esmera en obtenerlo, apoyándose fuera de la escritura en las composiciones del estratosférico protagonista (Ramón Barea) y los dos secundarios de raza (Josean Bengoetxea, Carlos Areces). Un cineasta capaz de preparar en un año modulaciones cómicas tan variadas sobre la parte más tensa de la cotidianidad vasca una propuesta personal como El negociador, el telefilme satírico Aupa Josu y el guion del taquillazo Ocho apellidos vascos es un lujo por el que el público de cualquier otra cinematografía se sentiría muy agradecido.


Poster 210x297 AF

 

NEGOCIADOR

Dirección: Borja Cobeaga.

Intérpretes: Ramón Barea, Josean Bengoetxea, Carlos Areces, Melina Matthews.

Género: comedia. España, 2014.

Duración: 80 minutos.basado en hechos realies

 


(Fotografías: AVALON)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .