Una medalla dorada y sanguinolenta


A principios de los cincuenta nace la editorial Gold Medal Books y, estableciéndose al momento como una de las principales marcas de literatura popular norteamericana, cultiva con brío el terreno sobre el que las revistas pulp habían reinado décadas atrás. Papel barato y un formato estrecho para caber en los bolsillos traseros, maravillosas las portadas con mujeres en pose insinuante y hombres rudos, las novelas Gold Medal abarcaron casi todas variantes de la ficción de quiosco. No podía faltar el género criminal en su versión más negra. Baste decir que echando un vistazo a su catálogo encontraremos a autores míticos como, ¡ahí es nada!, los salvajes y estupendos Jim Thompson y David Goodis, a W.R. Burnett o al creador de Travis  McGee,  John D. MacDonald.

Entre los nombres que preservan ahora dicho espíritu figura el tejano Joe R. Lansdale, un reputadísimo representante del neo-pulp que llega profusamente a las librerías de países lectores como Francia e Italia, aunque aquí su presencia se reduzca a dos o tres libros traducidos, a algún relato dentro de antologías. El escritor toca varios palos (terror, fantasía, ciencia-ficción, aventuras…) y cuando hace sus incursiones en el hard-boiled tiene a la mítica editorial de las medallas doradas y a MacDonald como principales fuentes de inspiración. Así lo cuenta él mismo en la introducción de Frío en Julio, el primer esfuerzo negro que emprendió, allá por 1989. Y veinticinco años después esta novela conoce la adaptación a manos de Jim Mickle y su habitual coguionista Nick Damici.

FRÍO_EN_JULIO_16 (1280x533)

FRÍO_EN_JULIO_6 (1280x533)

Es curioso que un autor de género con tanto predicamento haya suscitado tan poco interés en la maquinaria ficcional del cine. El primero en adaptar a Lansdale fue el phantasmático Don Coscarelli con Bubba Ho-Tep (2002) y el episodio Esculturas humanas de la serie Masters Of Horror (2005). Concuerda que prosigan la tarea cineastas adscritos a la nueva hornada independiente que busca instalarse en los territorios del género. Mickle y Damici hicieron las películas de terror Stake Land (2010) y Somos los que somos (2013), que tendrá estreno español dentro de pocas semanas, y ahora se lanzan al policiaco bajo las premisas pulp de Landsdale y maestros.

Un poco a lo Thompson o a lo Elmore Leonard sin sarcasmo, medio thriller sangriento y medio peli del oeste, ahí va una ración de negruras campestres pasadas en esta ocasión por el filtro de Texas. Frío en julio trae a la memoria muchos buenos aromas. Tanto es así que su historia reúne al mismo tiempo dos o más películas diferentes en una, combinando una primera parte (y sensiblemente mejor) que es más bien policiaco seco, con otra segunda que intenta adentrarse a lo bárbaro en territorios crepusculares, a la cabeza el muy machote y maduro Don Johnson, detrás el veteranísimo Sam Shepard y el protagonista Michael C. Hall (la serie Dexter).


 

Cartel_FRÍO_EN_JULIO (896x1280)

 

FRÍO EN JULIO

Dirección: Jim Mickle.

Intérpretes: Michael C. Hall, Sam Shepard, Don Johnson, Vinessa Shaw

Género: thriller. Estados Unidos-Francia, 2014.

Duración: 110 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.