Por la gracia de Dios y del punk

Santiago Alonso 


En las viejas grabaciones videográficas de los primeros conciertos de los Sex Pistols y los Clash, allá por 1976, se puede ver entre el público a un joven que, entusiasmado con los novedosos trallazos musicales y anímicos traídos por el punk, da botes y corea a voz en grito las canciones. Este chico desconocido se hizo famoso después porque salieron en el periódico unas fotos donde se le veía sangrando, sacadas durante una actuación en la que recibió un golpe en una oreja, con el titular: «Cannibalism at Clash gig», pero aún mucho más cuando, tras su primera experiencia con el grupo The Nipple Erectors, fundó The Pogues en 1982, la banda pionera de celtic punk que combinaba música tradicional irlandesa con el rock londinense más anárquico. Exacto, se trataba de Shane MacGowan, el cantante de mirada extraviada y dentadura mellada, a quien ahora el director Julien Temple le ha dedicado Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan, un documental en el que aparecen todas estas imágenes, junto a otras muchas más. Y a raíz de ellas se incluye un comentario de la hermana del cantante y poeta, que da la justa medida de cómo se está llevando a cabo este completo (y complejo) retrato, además de resumir en pocas palabras la personalidad del retratado: atención, según ella, Shane se salvó gracias al punk, un movimiento de por sí cargado de rabia y negación, un arriesgado y en ocasiones hasta suicida estallido de violencia contra una sociedad basada en la hipocresía. Si eso le salvó, cabe imaginar las turbulencias de su biografía.

Las nostalgia del paraíso perdido de la infancia en el campo irlandés, la relación de amor-odio con Londres, la pérdida y la recuperación de la fe, el alcoholismo y la drogadicción, la enfermedad mental, el genio creativo, las piezas clave de su cancionero, el enfebrecido pasotismo… Temple repasa todos estos temas para contar la obra y milagros de MacGowan, siguiendo como hilo conductor una serie de charlas grabadas recientemente. El músico, que aun estando postrado en una silla de ruedas no ha perdido sus maneras de poeta canalla, mostrándose unas veces sensible y otras irascible, habla con gente como Johnny Depp (también coproductor de la película), Bobby Gillespie o Gerry Adams. A todo ello se suma un nutrido material de archivo y varias recreaciones en blanco y negro de la arcadia aldeana, conjugado todo de manera armónica por la experta mano del realizador, quien además aprovecha sagazmente ese recurso que tanto se estila ahora, con resultados horrorosos, en los documentales: los pequeños fragmentos animados. El autor de Principiantes y The Filth and the Fury acierta cuando incluye animaciones con estilos muy diferentes entre sí, acorde cada una con el momento narrado.

Aunque Crock of Gold: Bebiendo con Shane MacGowan no deje de contar la consabida historia de autodestrucción y supervivencia dentro del mundo musical, sus singularidades se exponen y subrayan con mucho tino. Sobre todo las referidas a dos cuestiones. Por un lado está el choque cultural y político entre Irlanda e Inglaterra, que tiene como consecuencia esa especie de misión que ha guiado a menudo a MacGowan, nacionalista y simpatizante del IRA confeso, de dar a conocer por todo el mundo las manifestaciones culturales irlandesas. Y por otro lado, la glorificación del alcohol, propia de los borrachines, que intentan vender el protagonista y otros entrevistados, con sus coartadas socioculturales incluidas. Que Temple incluya unos comentarios de la hermana en los que lamenta el alcoholismo de MacGowan y señala un episodio con drogas concreto que cambió para siempre la personalidad de su hermano denota que el cineasta lleva ya muchos años tratando con estrellas del rock and roll. Ha sabido presentar las contradicciones de esta figura legendaria (por ejemplo, mostrando con quien se muestra simpático y con quien no), y, principalmente, lidiar con ella durante las grabaciones, tal y como se ve en alguna secuencia.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .