Soso derivado


A modo de puente entre las series Isabel (Javier Olivares, 2012–2014) y Carlos Rey Emperador (Oriol Ferrer, Salvador García Ruiz y Jorge Torregrossa, 2015–2016), se estrena ahora un tanto a destiempo este largometraje centrado en la disputa por la Corona de Castilla tras la muerte de la reina Isabel, con la historia de Juana la Loca y Felipe el Hermoso. Podían tenerse dudas muy razonables sobre el carácter verdaderamente cinematográfico de la propuesta, y, si bien el estilo sigue siendo el mismo que el de las dos series (incluyendo esa banda sonora machacona que en raros momentos cesa), sí puede apreciarse un tibio intento por dotarla de un mejor empaque visual: Jordi Frades, director de la mayoría de capítulos, elige aquí planos más abiertos en aras del espectáculo, e incluso se permite alguna que otra carambola formal inesperada, como la reproducción viviente del cuadro Doña Juana la Loca (1877), de Francisco de Pradilla, en uno de los momentos finales de la película.

Sin embargo, La corona partida se encuentra aquejada de dos males no particularmente pequeños. En primer lugar, es muy poco probable que consiga atraer la atención de alguien ajeno a las dos series de Televisión Española: no es que sea complicada de seguir para el profano, simplemente la película se encuentra determinada por su carácter de sucedáneo y no se encarga de forjar una identidad propia, con personajes carismáticos y una trama diseñada de manera atractiva –cosa que Isabel hacía, y muy bien–. Su guion necesita ocuparse de tantos personajes conocidos para el espectador televisivo que al final prioriza una dinámica de rellenar flecos en lugar de crear un arco dramático con verdadera emoción, algo especialmente desastroso cuando se tiene en el centro de la historia a un personaje tan complejo y conflictivo como el de Juana la Loca. En segundo lugar, la sensación de irrelevancia es total, y es aquí donde más se echa de menos la mano de Javier Olivares. En Isabel, no era difícil localizar una ambición por parte de su creador de hacer dialogar la trama histórica con la realidad del presente: su primera temporada hablaba exactamente de la muerte de una Castilla oscura gobernada a base de chantaje y corruptelas de manos de unos jóvenes que entienden que la prosperidad del reino debe pasar por otro modo completamente distinto de concebir la política. De La corona partida no puede extraerse nada semejante porque es un mero subproducto, y porque nadie parece haberse detenido a considerar hacer algo ni la mitad de sofisticado. La impresión que queda al término de sus casi dos horas largas es la de haber visto un capítulo muy estirado, sin ritmo y de relleno, menos excitante que prácticamente cualquier otro de la serie (¡y sin batallas!).


Javier de Agust?n Aldeguer


LCP_CARTEL_AFLA CORONA PARTIDA

Dirección: Jordi Frades

Guion: José Luis Martín

Intérpretes: Irene Escolar, Rodolfo Sancho, Raúl Mérida, Eusebio Poncela, Ramón Madaula, Jordi Díaz

Género: histórico. España, 2016

Duración: 114 minutos

 


 

1 Comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.