Fórmula y destino


En uno de los mejores momentos de esta nueva entrega de Misión: Imposible (que ha acabado siendo también un serial como su fuente de los sesenta, salvo que a gran escala), el personaje interpretado por Alec Baldwin pronuncia la memorable frase «Ethan Hunt es la viva manifestación del destino» para alertar a un alto mandatario sobre la infalibilidad del agente. El sujeto de la oración podría cambiarse por el título de este episodio, Nación secreta, o por el mismo nombre de la saga: desde su primera encarnación cinematográfica a manos de Brian de Palma en 1996, lo cierto es que Tom Cruise y sus respectivos aliados no han errado una sola vez el tiro, ofreciendo, con este, ya cinco largometrajes plenamente satisfactorios, diferenciados y muy comprometidos en todos los casos con dar a su audiencia un espectáculo de altura, nunca a medio gas. No es que la saga haya sobrevivido a base de buscar el Más Difícil Todavía (para empezar, porque no es cierto: la impresionante secuencia del tren en la primera entrega o las magistrales escenas de acción de John Woo no han sido igualadas por sus sucesores), sino de actualizarse muy inteligentemente a cada época, lo que demuestra el gran papel de Cruise como productor.

Esto hace que la saga pueda observarse ahora, en cierta manera, como un mosaico de lo que ha sido Hollywood en los últimos veinte años: de las superproducciones controladas por grandes autores como De Palma en los años noventa, pasamos a la macarrería desvergonzada de los primeros 2000 con una película de Woo mitad placer sin complejos/mitad cine de vanguardia, para después ceder el testigo a una enérgica nueva generación, con J.J. Abrams a la cabeza, que se ha aprendido al dedillo los códigos del espectáculo y los sabe reproducir con la máxima eficiencia, carisma y frescura. Abrams supo contagiar de su personalidad autoral a Misión: Imposible III (2006), si bien su talento e ingenio como guionista, tal vez el mejor de la saga hasta entonces, no se vio correspondido con un trabajo de dirección tan radical e inconfundible. Con la entrada en la franquicia de la productora de Abrams, Bad Robot, su estilo antes (estimulantemente) mutante se ha uniformado para dar paso a dos secuelas más que, sí, tienen sin duda identidad y voz propia, pero una identidad y una voz propia generadas desde la puesta a punto de una fórmula y no desde el genio.

Misión: Imposible. Nación secreta toma como modelo a su antecesora directa, la aparatosa y muy divertida Protocolo fantasma (2011, Brad Bird), repitiendo sus aciertos (la búsqueda de la aventura absoluta, en movimiento continuo), afinando sus ritmos y ampliando la apuesta por el suspense, que su director Christopher McQuarrie –también guionista en la anterior– ya había demostrado manejar con inteligencia en la notable Jack Reacher (2012), otro buen espectáculo a la medida de Cruise. McQuarrie hace un gran trabajo, es solvente en la parte física de la acción y deja para la galería de mejores momentos de la serie su inteligente y bella planificación del pasaje en la ópera, la set piece bajo el agua o ese prólogo orgullosamente idiota que es también declaración de intenciones, de manera que muy difícilmente algún fan saldrá decepcionado del cine. La parte mala es que tampoco sorprenderá más de la cuenta a nadie: como Ethan Hunt, sabemos perfectamente que la película va a hacer valer el destino de una ecuación que todos los espectadores conocen de memoria. Y no se trata tanto de los límites argumentales del producto en sí, como de unos límites expresivos que antes, más gratificantemente, solían desbordarse.


MI5-12282 SN02.tif


Spain_MI5_1Sht_Payoff_Online_IMAXMISIÓN: IMPOSIBLE. NACIÓN SECRETA

Dirección y guion: Christopher McQuarrie.

Intérpretes: Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Simon Pegg, Alec Baldwin, Jeremy Renner, Ving Rhames.

Género: acción, espionaje. Estados Unidos, 2015.

                                                                           Duración: 131 minutos.


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s