La emotividad hecha poesía


El amor adolescente es uno de los aspectos por los que todos debemos pasar en nuestro camino a la madurez. El romanticismo inocente, el primer desengaño y su consiguiente dolor y despecho, forman parte de una especie de ley de vida que parece encajar en alguna fórmula universal de la que es imposible de escapar. Intentamos evitar ese tipo de sensaciones en un futuro ya condicionado por las experiencias de la juventud, pero, al igual que vemos natural este proceso que nos forma como personas, también sentimos curiosidad por lo desconocido, por aquello por lo que, inevitablemente, tendremos que pasar.

Como si la vida fuese pura poesía y contradicción, todos llegamos con amor, pero partimos con la muerte. Una inquietud que la directora japonesa Naomi Kawase plasma a través de su última obra en exhibición, Aguas tranquilas. La producción, que participó en el Festival de Cannes y en el Festival de San Sebastián; llega a la cartelera española el viernes 10 de abril para sacarnos del ensimismamiento de nuestra rutina y llevarnos a un mundo más trascendental y reflexivamente necesario.

La película se centra en Kaito (Nijirô Murakami) y Kyoko (Jun Yoshinaga), protagonistas de un verano inolvidable que se arrulla entre la esperanza y el dolor, pero que, ante todo, se rige por el amor, tanto de las familias como de ambos. Como si de un documental se tratase, la autora nos sitúa en un único e inmenso escenario: la naturaleza. El verde de los árboles y la majestuosidad del infinito mar nos transportan a la espiritualidad del corazón de los personajes, con quienes empatizamos a la perfección.

A pesar de que la cineasta marca un ritmo muy lento y pesado, hecho por el cual muchos espectadores perderán la paciencia en más de una ocasión, la cinta despliega pura belleza poética y es, por eso, que merece la pena permanecer sentado en la butaca hasta que las luces de la sala marquen el verdadero final y haya terminado la increíble banda sonora realizada por el compositor Hashiken.

Aguas tranquilas peca de exceso de metraje, con escenas innecesarias y demasiado contemplativas, que son delatadas por la depurada técnica de las restantes. Tal vez no sea el mejor trabajo de Kawase, pero no por ello pierde ese toque especial que se desprende de su autoría. Delicado, paciente, realista y emotivo, nos lleva a reflexionar sobre nuestra vida, nuestra familia y el futuro que tenemos ante nosotros, lleno de incertidumbre, de aprendizaje, de amor y, como en toda película, de un final.


AGUAS_TRANQUILAS_HD_04 (1280x853)


Cartel_Baja_AGUAS-TRANQUILAS (717x1024)

AGUAS TRANQUILAS

Dirección y guión: Naomi Kawase

Intérpretes: Nijiro Murakami, Jun Yoshinaga, Makiko Watanabe, Hideo Sakaki

Género: drama, romance. Japón, España, Francia

Duración: 121 minutos

 


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.