La convulsión no se ha acabado todavía y continúa la incertidumbre respecto al resultado de los cambios en los paradigmas de la distribución cinematográfica. A nivel planetario,  también a nivel nacional. Por ello, se entusiasmará el aficionado ante iniciativas como SITGES TOUR A CONTRACORRIENTE, colaboración entre el prestigioso festival internacional y una de las más importantes distribuidoras en España de cine independiente.

Durante la presentación en Madrid, el director del festival Ángel Sala recordó las razones que explican esta iniciativa. Por un lado, a las dificultades que atraviesa el sector hay que sumar un hecho, y es que ha cambiado la forma de ver cine, muy concretamente la forma de ver cine de género. Y por otro, la circunstancia de que apenas se da salida fuera del festival a una parte importante de las obras que se proyectan. Películas que merecen ser vistas sobre una pantalla blanca, dentro de una sala oscura. Películas que hasta hace muy poco tiempo sí tenían su espacio dentro el circuito comercial: mayor o menor pero lo tenían. Ahora no, aun cuando vengan con el aval del éxito en el extranjero.

Y así nace este carrusel cinematográfico formado por una selección de cuatro títulos que fueron presentados durante la última edición de Sitges y  se estrenan de la mano de A Contracorriente Films, responsable de que otros films de las distintas secciones visiten las salas. La idea consiste en llevarlos a diferentes cines de nuestra geografía. Cuatro títulos que representan cada uno variantes bien reconocibles y definidoras del certamen tal y como se concibe actualmente. Cine de género desde las atmosféricas películas de espíritus hasta los divertimentos hemoglobínicos sin pasar por el efecto digital, desde las genuinas historias americanas de gánsteres hasta los violentos thrillers made in Asia.

Lawless
Lawless

Fantasmas, niños con miedo y reflejos encantados son los elementos que nos guarda la primera de la tanda, Oculus. El espejo del mal (Mike Flanagan, 2013). Se basa en un cortometraje previo hecho por el mismo autor y consigue resultar algo más que la idea breve inflada para rellenar la duración de un largo, no obstante el trascurso de un último tercio más descuidado. Siguiendo la estela de referencias recientes como Paranormal Activity o Expediente Warren, la película muestra personalidad propia y la historia tiene el mérito de incorporar unas connotaciones psicológicas no muy habituales en otras similares.

Con Zombeavers llega el espíritu ochentero y la nostalgia. Residuos químicos que transforman a pacíficos castores en zombis con mucha hambre, adolescentes salidos que intentan salvar el pellejo. Es decir, un homenaje desde la serie Z a clásicos indiscutibles que el aficionado ira recociendo secuencia a secuencia. Puro cachondeo entre gritos y tetas. El debut de Jordan Rubin es ante todo un acto de amor hacia aquel estilo que siempre asociaremos con la queridísima Troma. Se queda, eso sí,  bastante pasos más atrás de las mejores producciones realizadas (o auspiciadas) por Lloyd Kaufman y Michael Herz, pero sirve para  pasar un rato de risas como los de antaño.

Que una cinta como Lawless no haya llegado después de tres años a las salas españolas, indica a las claras el estado del panorama y justifica, más aún si cabe, este evento cinéfilo. La película de John Hillcoat, director de La carretera, cosechó muy buenos comentarios allí donde se estrenó, y cuenta con la baza de un reparto que reúne, atención, a Tom Hardy, Jessica Chanstain, Mia Wasikowska, Shia LeBeouf, Gary Oldman y Guy Pearce.  Por fin, podrá el espectador conocer la historia de tres hermanos que levantan una destilería durante los años de La Ley Seca y juzgar la manera en que Hillcoat y su guionista rockero Nick Cave recrean una época que desde entonces ha constituido materia casi mitológica para el género negro.

La cuarta y última ración es The Target. Viene de Corea, industria que nos regala cada temporada thrillers de primera categoría. La curiosidad en este caso es que la cinta de está hecha a partir de la francesa Cuenta atrás (Fred Cavayé, 2010). Chang cuenta la investigación por asesinato que se desenvuelve en treinta y seis horas, a ritmo frenético, con la violencia, la visualidad y las notas melodramáticas propias del estilo asiático. Taquillazo en su país de origen que valdría perfectamente, con el encanto del añadido de otras esencias, para cualquier multisalas patrio.


 

Puedes ver aquí toda la información (ciudades, salas, horarios...) del SITGES TOUR A CONTRACORRIENTE

 


OCULUS-Poster (725x1024)  ZOMBEAVERS-Poster (725x1024)

LAWLESS-Poster (725x1024)  THE_TARGET-Poster (730x1024)


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.