Feminismo por su propio peso

Santiago Alonso 


Después de grandes y esforzadísimas reivindicaciones sociales que deben agradecerse a infinidad de ciudadanos (anónimos o no) que lucharon para alcanzarlas, a menudo con un serio coste personal, sucede que a veces las cosas en cierto sentido acaban cayendo por su propio peso, aunque ciertos representantes de los sectores refractarios pretendan in extremis impedir la conquista de un derecho que, al final, beneficia a toda la población. Lo hemos visto en nuestro país hace pocas semanas con la aceptación de la nueva ley de eutanasia y suicidio asistido. Ni se ha caído el mundo ni tampoco, en realidad, la carcundia ha desplegado en bloque, como en otros casos, su enérgica artillería mediática. Una situación de este tipo es la que refleja Martin Provost en Manual de la buena esposa, al situar el relato en la Francia de provincias justo cuando media el año 1968, y presentar una escuela femenina de buenas costumbres donde el personal docente tiene muy difícil seguir enseñando a las jóvenes a ser sumisas amas de casa, entre otras cosas porque ni siquiera las profesoras le ponen las mismas ganas de antes. Es la historia del reflejo de que «algo había en el aire», y está protagonizada por dos generaciones que, no obstante mediara entre ellas un abismo y una confrontación, respiraban quisieran o no el mismo ambiente. Porque el feminismo sesentayochista resonaba lejano, pero sus ecos acababan colándose por los resquicios del cerrado rincón del país donde vivían.

Provost deja de lado los habituales tonos dramáticos de su filmografía y se acerca a la comedia sin abandonar su capacidad para retratar a sus protagonistas femeninas, un rasgo que lo ha convertido en uno de los pocos directores contemporáneos que aborda con propiedad y desde perspectivas muy valiosas el universo de las mujeres. A diferencia de las magníficas películas biográficas Séraphine y Violette, ahora intenta trabajar con un reparto coral, fijándose por separado en el grupo de las internas y en el que forman la directora de la escuela (Juliette Binoche), la cocinera (Yolande Moreau) y la monja profesora (Noémie Lvovsky). Esta decisión se revela muy atractiva, porque durante el metraje no existe una interacción muy estrecha entras las dos partes, algo que hubiera cabido esperarse en una propuesta más rutinaria, sino que el narrador (junto con la coguionista Séverine Werba) describe cómo el cambio va permeando a diferentes velocidades e intensidades en las chicas modernas y las señoras con una educación tradicional.

Es cierto que la coralidad no está del todo compensada desde el momento en que la subtrama de la directora cobra mayor importancia en detrimento de las protagonizadas por las chavalas, cundiendo un poco la sensación de que estas últimas se quedan a medio contar, pero Manual de la esposa no decepciona como película de tipo distendido, de esas que algunos comentaristas tildan de «amables», sin renunciar a la inteligencia ni a una buena construcción dramática, con sus sorpresas narrativas bien concebidas y ejecutadas. Ahí están la secuencia del atragantamiento, la del intento de suicidio o todas las relacionadas con el reencuentro especial que vive la directora con su antiguo enamorado. Lo único que puede causar un poco de perplejidad es el epílogo. Provost intenta homenajear a algunas de las feministas destacadas que impulsaron el movimiento culminado después por las, digámoslo así, mujeres anónimas. El broche final con canción y baile propuesto se antoja una idea muy sugerente, aunque este notable cineasta demuestra que quizás el género musical no es lo suyo.



MANUAL DE LA BUENA ESPOSA

Dirección: Martin Provost.

Intérpretes: Juliette Binoche, Yolande Moreau, Noémie Lvovsky, Eduard Baer, François Baer.

Género: comedia. Francia, Bélgica, 2020.

Duración: 109 minutos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .