Canción de amor y sufrimiento

Santiago Alonso 


Como muy bien explica la etimología del término pansoripan (escenario o lugar concurrido) y sori (voz del intérprete)—, esta manifestación dramático-poética tan característica de la cultura coreana clásica era de índole muy popular y se representaba en espacios públicos, donde un trovador (a menudo una trovadora) contaba y cantaba una extensísima historia con el constante comentario musical de un tamborilero sentado a su lado. Buscaba, además, la interacción con los asistentes, quienes quedaban atrapados por el relato y vivían con intensidad la montaña rusa emocional que provocaba. Y todo esto se muestra con sumo detalle en The Singer, una cinta que sitúa su acción en las últimas etapas de la dinastía Joseon (1392-1910), dentro del género histórico, una categoría especialmente fecunda de la cinematografía de Corea del Sur; tanto que ha llegado a combinarse con las temáticas más insospechadas, como sucede en Kingdom, una reciente serie… ¡con zombis!

El director y guionista Cho Jung-rae cuenta las penalidades vividas por un cantante, su hija pequeña y su esposa después de que unos malhechores rapten a la última. Como el buen hombre recorre los caminos en busca de su amada, ofreciendo de plaza en plaza una tremenda historia que rivaliza en peripecias y patetismo con la suya propia, se nos brinda una oportunidad perfecta para acercarnos y conocer mejor el fenómeno del pansori. Ya lo hizo antes el maestro Im Kwon-taek en la modélica Chunhyang (2000), su adaptación de la que quizás sea la obra literaria más célebre de la literatura coreana y que precisamente nace de una trasmisión oral de varias generaciones antes de la fijación del texto en el siglo XVIII. En aquella película unos estudiantes de nuestro tiempo tenían su primera experiencia con el teatro tradicional (una temida actuación de cinco horas que acaban disfrutando tanto como la gente mayor), por lo que se intercalaba el relato cinematográfico de época con algunos momentos de la representación a la que asistían. Participando del mismo afán didáctico, pero en una versión englobada en el concepto de cine familiar (si bien ciertos momentos sangrientos no casen muy bien con él), Cho Jung-rae lleva el pansori a la pantalla por partida triple, ya que, armonizando las estrategias narrativas: a) se detiene lo necesario en mostrar al protagonista durante sus recitados callejeros y sus cantos con unos lamentos similares al quejío flamenco; b) recurre a veces a una voz en off que aparece a modo de sori ; y c), cuenta una historia que, tanto por su naturaleza como por su estructura, concuerda con las particularidades de esta forma oral centenaria.

Al igual que en la clásica Chunhyang, el argumento de The Singer combina grandes dosis de elementos amorosos y patéticos, sin olvidar los toques de humor ni el clímax final de regocijo colectivo. E igualmente trata temas como la resistencia ante los padecimientos, el valor de la inocencia, la lealtad que se guardan los amados (aquí también entre padres e hijos), o los atropellos perpetrados por las clases altas y los corruptos contra el pueblo. No faltan momentos un tanto relamidos y lacrimógenos que pueden chocar bastante desde una perspectiva occidental, pero lo cierto es que, como sucede con la idealización casi pictórica del hermoso paisaje o el excesivo esquematismo con el que se presenta a los personajes, la película siempre se ciñe a unas características artísticas tradicionales que no se quieren renovar, sino homenajear, explicar y poner en valor. Porque Cho Jung-rae ha entendido que, en la segunda década del siglo XXI, hay unos lugares donde se puede «transcribir» el pansori conservando su raíz popular: las multisalas de cine.


Puedes ver THE SINGER en Filmin hasta el 8 de diciembre

Aquí tienes toda la programación del XIII Festival de cine coreano de España, hasta el 8 de diciembre



 

THE SINGER

Dirección: Cho Jung-rae.

Intérpretes: Lee Bong-guen, Kim Ha-yeon, Lee Yu-ri, Park Chul-min, Kim Dong-wan.

Género: drama, musical. Corea del Sur, 2020.

Duración: 118 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .