Las queridas de la reina

Santiago Alonso 


Estimula tremendamente ver obras cinematográficas que son el feliz producto de una conjunción de distintos universos e impulsos creativos; de intuiciones artísticas y temáticas que combinan sellos nacionales o personales cuyo acercamiento nadie habría imaginado. Se comprueba viendo la estupenda La favorita, un perfecto ejemplo en este sentido, que habla muy bien de quienes han contribuido a crearla. Como los productores de la cinta, Cecy Dempsey y Ed Guiney, que no se equivocaron cuando ofrecieron hace diez años un libreto escrito por la guionista novel Deborah Davis, que hacía un original acercamiento a la reina Ana de Inglaterra (1665-1714) —una figura de la que no se hablado mucho en comparación con otras de la realeza británica—, al director griego Yorgos Lanthimos, quien acababa de presentar Canino (2009). O el propio Lanthimos, que supo detectar el potencial de una propuesta muy estrafalaria, el signo por el que se definen sus trabajos, aunque naciera en unas coordenadas culturales ajenas. Sin detrimento de un factor respecto a otro, todo lo contrario, La favorita puede disfrutarse, y mucho, como película (muy) británica de época y como a película cien por cien Lanthimos.

La reina Ana fue la última representante de la casa Estuardo. Su vida y su reinado estuvieron muy condicionados por muchas crisis sucesorias , por su mala salud y por el hecho, triste e inaudito, de haber tenido dieciocho embarazos con el resultado de que, entre abortos y fallecimientos, su hijo más longevo llegara solo a los once años de vida. Gran influencia sobre ella y el trono tuvo su amiga la duquesa de Malborough. Esta última entabló una lucha política con su prima Abigail Masham, dama de la corte que intentó medrar ganándose los favores de la soberana. Algunos historiadores apuntan que tras este triángulo conflictivo bien podrían esconderse unas relaciones lésbicas que añadirían más leña al fuego. Y es esta la teoría que asumen los cineastas para componer un estudio sobre el poder y su febril ejercicio, cuando entran también en juego componentes como el amor y la pasión —real  o solo guiada por el interés—, además de los resultados imprevisibles de comportamientos como la deslealtad o la sumisión.

La historia transcurre durante un momento histórico muy preciso, que tampoco hemos visto tanto en el cine, unos inicios del siglo XVIII justo a caballo entre los excesos barrocos y una Ilustración a punto de dar algo de luz a la civilización europea. Y Lanthimos ha sabido captar a la perfección la atmósfera. Igualmente moverse a sus anchas dentro del descomunal espacio cerrado donde se mueve la realeza, un mundo remoto respecto al de los súbditos, a quienes no vemos, aunque sabemos que mueren como chinches en la guerra y viven asfixiados por los impuestos que la sufragan. Aprovechando todo lo grotesco e histérico del relato, tanta peluca y tanto vestuario aparatoso, el director refleja el exceso componiendo una muy oportuna manifestación fílmica con tendencia al extrañamiento: los grandes angulares, las lentes deformantes (si bien, el uso recurrente del ojo pez tampoco expresa mucho) y los trávelin con sorpresivos giros del eje de la cámara a mitad del recorrido. Una vez que ha establecido las reglas, no desentonan las pinceladas anacrónicas que añade (¡el baile de salón durante la celebración real!).

Mención aparte merecen los frutos del trabajo creativo entre el realizador y las actrices, con una fantástica Olivia Colman a la cabeza, muy bien secundada por Emma Stone y Rachel Weisz. Un ejemplo, el primer plano sostenido de la reina Colman dejando escapar en silencio una furia y un dolor que son producto de los celos. Aunque si encontramos un momento donde la sinergia de fuerzas alcanza la cumbre, ese es el final, hacia el cual se han ido arrastrando los personajes, llevándonos poco a poco a los espectadores. Un cierre para este relato de zancadillas y humillaciones que tanto Lanthimos como las tres intérpretes exponen a las mil maravillas.



 

LA FAVORITA

Dirección: Yargos Lantimos.

Intérpretes: Olivia Colman, Emma Stone, Rachel Weisz, Mark Gatiss.

Género: drama histórico. Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos, 2018

Duración: 119 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.