El monstruo que no se ve

Anaís Berdié


Circulan por las redes sociales las imágenes del monstruo que estaba destinado a aterrorizar a Malorie, al personaje interpretado por Sandra Bullock en A ciegas. Un tenebroso bebé deforme, símbolo de los miedos de una maternidad no deseada. Pero la escena en la que aparecía el monstruo nunca pasó de la sala de montaje. En lo anterior se condensan dos de las ideas más acertadas de la nueva película de Susanne Bier: la creciente curiosidad construida en torno a un mal tan misterioso como atrayente que provoca que, quien lo contempla, se suicide acto seguido; y el hecho de que la protagonista de la historia sea una madre nada interesada en criar a su futuro bebé.

Basada en la novela del mismo nombre de Josh Malerman, la originalidad no es el punto fuerte de la historia contada en A ciegas, un thriller post-apocalíptico cuya peculiaridad se sustenta en que quienes desean salvarse deben aprender a sobrevivir sin abrir los ojos en espacios abiertos. El mal queda siempre así oculto al espectador tras una venda, no solo figurada sino también real, pues en ciertas escenas se recurre explícitamente al plano subjetivo de la mirada detrás de la tela (no del todo necesario).

Esta idea de la ceguera sobrevenida hace pensar por momentos en la adaptación que filmó Fernando Meirelles sobre el Ensayo sobre la ceguera de José Saramago (película que resultó igualmente traducida como A ciegas en España), aunque aquella transcurría por lo derroteros de la fábula social y esta se parece más al viaje de supervivencia y autoconocimiento relatado en La carretera.

Sí aprovecha bien Bier, ya bregada en el thriller gracias a la premiada miniserie El infiltrado, esta ausencia de visión para construir algunas secuencias de tensión interesantes, como la exploración del terreno en un coche con las ventanas pintadas de negro o la búsqueda frenética de unos niños extraviados en un bosque donde los gritos de ayuda reales se confunden con los cantos de sirena emitidos por un monstruo que personaliza su mensaje para atraer a cada una de sus víctimas.

Por lo demás, la acción transcurre entre algunos lugares comunes del género: la casa donde varios desconocidos deben establecer las reglas de una nueva micro sociedad y la búsqueda de soluciones para cubrir las necesidades básicas como motor de la acción.

Si bien muchos de los personajes secundarios quedan meramente esbozados, absorbidos por la omnipresencia del thriller, la directora danesa vuelca en la protagonista su destreza para indagar en la intimidad de sujetos poliédricos y sometidos a algún conflicto moral. Y Sandra Bullock acierta otorgando a esta particular madre una presencia seca y algo hostil que nos reconcilia de nuevo con una actriz que ya demostró sobradamente su madurez profesional en la Gravity de Alfonso Cuarón.


BIRD_BOX_014.jpg


cartel.jpg

 

A CIEGAS

Dirección: Susanne Bier.

Reparto: Sandra Bullock, Trevante Rhodes, John Malkovich.

Género: Fantástico, thriller. Estados Unidos, 2018.

Duración: 124 minutos.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.