Una historia cultural 


Está comprobado que una película biográfica debe ofrecer un plus de interés más allá de proponer un continuo de los hechos importantes en la vida de alguien real. Durante esta temporada lo hemos visto en algunos títulos que han escapado a las mecánicas convencionales del género por la  representación muy estudiada de los episodios (Stephan Zweig: Adiós a Europa), la adopción de un punto de vista íntimo y fuera del relato oficial (Jackie) o la particular sensibilidad a la hora de captar los ambientes (Loving). El biopic que llega esta semana a los cines españoles – menuda fiebre por este tipo de películas tenemos últimamente— también consigue superar la barrera de lo rutinario porque el relato de la vida que se lleva a la pantalla es, en gran medida, un capitulo imprescindible dentro de una historia cultural concreta, y así lo plantea la cinta. Porque si existe un artista gráfico clave en la cultura gay del siglo XX, ese es Touko Valio Laaksonen (1920-1991), más conocido por todos como Tom de Finlandia. Ya saben, el autor de los icónicos tiarrones vestidos de cuero o uniforme, que marcan una musculatura y un paquete descomunales, cuando no directamente el ariete que hay debajo, mientras esbozan una sonrisa picarona.

En Tom de Finlandia, el director Dome Kaurikoski aborda la figura de su célebre compatriota describiendo la clandestinidad a la que se veía abocado un homosexual – los desahogos nocturnos bajo las sombras de un parque, las fiestas tras los muros de una casa respetable – al tiempo que se explica la personalidad del dibujante, no solo mediante los episodios relacionados con dicha clandestinidad, sino también con la participación traumática en la Segunda Guerra Mundial como soldado, o la compleja convivencia junto a su hermana.  Completando el recorrido desde la época en la que el ilustrador vendía de manera secreta su obra hasta el salto a las portadas de revistas beefcake norteamericanas y, progresivamente, la contribución fundamental a las maneras en las que los participantes de una parte de la comunidad homosexual se mostraban entre ellos (y poco a poco hacia fuera), el relato es más efectivo que  brillante, pero cumple sin lugar a dudas con los objetivos de ofrecerle al público general un estudio sobre cultura, tanto humana como artística, y de homenajear a alguien valiente, a un pornógrafo que reivindicaba la libertad en cada fogonazo de deseo ilustrado en tinta negra.



 

TOM OF FINLAND

Dirección: Dome Karukoski

Intérpretes: Pekka Strang, Jessica Grabowsky, Lauri Tilkanen

Género: biográfico, drama. Finlandia, Suecía, Dinamarca, Alemania, 2017

Duración: 155 minutos

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s