Santiago Alonso


Casi siempre ha existido una fuerte disimilitud perceptiva entre la ficción que tiene por materia narrativa el crimen organizado y los sucesos que protagonizan las mafias reales, aquellos que traen los periódicos o que la vida nos puede llegar a poner delante, quién sabe, cualquier día. Se ha señalado y estudiado la fuerza de fascinación del gansterismo entre el público ya desde los años treinta, cuando el cine estadounidense codifica el género y las miradas hacia los asesinos (o hacia los jefes que ordenan asesinar) se construyen sobre la heroicidad novelesca y lo atractivo que lucen las actitudes a la contra del sistema, no obstante causen dolor y hagan correr la sangre.

Después se da el fenómeno, igualmente un hecho puesto de relieve por estudiosos, por el cual los mismos miembros de las organizaciones miran las pantallas a modo de espejo y avivan el culto retroalimentando poses y actitudes. Por no hablar ya de la entrada final de una deslocalización —de distancia de un país a otro, pero también incluso moral, si se quiere denominar así — que produce monstruos como los restaurantes que basan su marca comercial y su carta en una mitología de la muerte, haciendo elenco de asesinos junto a los platos que los comensales está a punto de zamparse, como sucede en España a cuenta de la mafia siciliana y la gastronomía de vaga orientación italiana.

Se construye el mito y, en gran medida, se homogeinizan y se homologan las representaciones. Glamurizaciones o no aparte —la tendencia se ha invertido y abundan ahora las intenciones veristas—, el cine posiblemente sigue sin contribuir a dar luz adecuada a determinados fenómenos criminales de primer orden. Es algo que puso de relieve el estreno hace dos años de Calabria, un magnífico ejemplo que revelaba ante todo lo poco conveniente que tiene asimilar modelos fijos a cualquier realidad y construir lugares comunes a partir de muy pocos conocimientos concretos, a cualquier realidad. Porque la película de Francesco Munzi demostraba ser justo lo contrario y la definían un interés y unas singularidades que merecían haberse aplaudido.

Hay en las secuencias del inicio un par de momentos que dan la perfecta medida a esta historia italiana de crimen organizado. La caracterizan en un modo que deja a las claras lo distinta que esta será respecto a cualquier otra que hayamos visto. En el primero, los miembros del clan calabrés protagonista culminan las celebraciones por el trato con un cártel colombiano robando un cabrito, a medio camino de la vuelta en coche a casa, e improvisando un festín según la usanza de su pueblo. El segundo lo protagonizan dos chavales que quieren dejar un aviso con balas a una familia rival. Mientras reparten las armas, se disponen a hacerse unas rayas: una escena tipo para un filme sobre gánsteres, con la diferencia de que la cocaína se esnifa encima de una tabla de madera, vieja y consumida tras las muchas décadas de su uso dentro de la cocina rural donde trascurre la escena.

Los avatares de una sociedad ancestral forman la materia que Munzi tiene entre manos, tomando como base la novela Anime Nere de Gioacchino Criaco, que es también el título original del largometraje. Un mundo producto de conflictos seculares, cuando el asentamiento del Estado (o la idea de nación) no hizo pie en ciertos parajes de la península itálica; un mundo cerrado que es compartimento estanco, que asienta su raíz entre las montañas perdidas del sur y unos habitantes cuyas generaciones se han ido apuntalando entre violencias y padecimientos. Eso es la ‘Ndrangheta, tragedia criminal que padece la región de Calabria y fenómeno con características que difieren respecto a los homólogos de la camorra napolitana y la Cosa Nostra de Sicilia. Y eso es la película, a distancia del ya trillado cine sobre mafias. Una obra cruda, sin adornos ni apuestas por el efectismo, guiada siempre por el deseo de la veracidad.

En realidad, poco une la tercera película de Munzi a Gomorra de Mateo Garrone, la cinta sobre la camorra que hace casi diez años insufló aire nuevo al género. Parte importante de la crítica definió Calabria como una versión rural de aquella, pero más allá de que ambas partan de una óptica cercana a la sociología, la diferencia es tan sustancial como la existente entre las dos organizaciones y las dos regiones donde nacen. Amén de que aquí no hallamos el hálito documental ni el afán por ofrecer el dato que impulsaban al libro-reportaje de Roberto Saviano del que partió Garrone: Munzi nos acerca, por el contrario, a un episodio bastante más propio de la crónica negra pura y dura.

Además la narración posee una estructura que va de lo general a lo particular, algo que termina por definir su singularidad. Si en todo relato arquetípico de la mafia hay un viaje-lucha hacia el triunfo criminal desde los orígenes en un desfavorecido lugar, una subida peldaño a peldaño y de enclave a enclave más extenso, Calabria elabora un viaje de vuelta —con mucho de mirada introspectiva— al trayecto que en algún momento hicieron los clanes de la ‘Ndrangheta. Para estos, el suyo ha sido un camino de Sur a Norte a lo largo de los años, cubriendo la etapa basilar que entraña la prospera región de Milán, un trampolín para contactar con los negocios fuera de Italia y extender su red. La película comienza en la cubierta de un yate, un exclusivo paraje de la jet set, probablemente en el extranjero: es la cumbre de las actividades de los hermanos que conforman la familia protagonista. Sin embargo, la sucesión de secuencias empuja continuamente hacia abajo a todos. A nosotros, los espectadores, y a los personajes. Habrá alguna escala en la capital lombarda, donde uno de los miembros del clan se ha asimilado a la alta burguesía. Pero será inútil: el sur llama; el foco de tantas almas negras convoca a sus monstruos. Ni siquiera la aventura hacia el exterior por parte de uno de los jóvenes cachorros del crimen tiene éxito, siendo aspirado inmediatamente de vuelta por la fuerza de un mundo oscuro que pueblan pastores y pistolas. Bajo el signo del abatimiento, el individuo que siempre ha intentado alejarse de la barbarie intenta conjurarla definitivamente mediante la purificación del fuego. Ese de las hogueras y los disparos.

 

Para Tomás


_TAA3631 (1024x683)


Fotografías: Surtsey Films


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .